El último mensaje de texto que recibí de mi papá fue: ‘Están en la habitación de seguridad. Nos atraparon'”, dice joven que vivía en un kibutz en el sur de Israel

(CNN) — Un kibutz es más que un lugar físico y más que una forma de vida cooperativa. Yulie Ben Ami dice que los habitantes del kibutz Be’eri en el sur de Israel, donde ella vive, son más como una familia extendida.

Su fuerte vínculo continúa, dice, a pesar de que se han visto obligados a huir y ahora están dispersos por todo el país, después de que el horrible ataque de los militantes de Hamas, de la semana pasada, se cobrara la vida de al menos 100 de los habitantes del kibutz.

Solo una pequeña fracción de los más de nueve millones de habitantes de Israel vive en kibutz. Ben Ami, de 27 años, dice que no viviría de otra manera. Creció en Be’eri con sus padres y dos hermanos. Ella optó por echar sus propias raíces allí, al igual que varios de sus parientes, cada uno de los cuales vivía en hogares separados a poca distancia unos de otros en el kibutz.

Una foto sin fecha de los padres de Yulie Ben Ami, Ohad Ben Ami, izquierda, y Raz Ben Ami. (Yulie Ben Ami)

El 6 de octubre, Be’eri celebró las festividades por el 77 aniversario de su fundación. El 7 de octubre fue atacado por militantes de Hamas. La comunidad fue uno de los primeros lugares atacados por hombres armados que traspasaron la frontera la madrugada del sábado. Además de los muertos, un número incalculable de sus habitantes se encuentran desaparecidos. Ben Ami cree que su padre y su madre se encuentran entre los secuestrados y retenidos en Gaza por los militantes.

Guerra entre Israel y Hamas, en vivo: muertes, última hora, noticias de Gaza y más

Los miembros del kibutz Be’eri que sobrevivieron al ataque viven por ahora en todo Israel, según Ben Ami. Pero siguen siendo una comunidad, se controlan unos a otros y mantienen la esperanza de que algún día se reunirán con los que sobrevivan. Ben Ami dijo que espera poder regresar eventualmente a su querida comunidad. Habló con la editora de Opinión de CNN, Stephanie Griffith, sobre los acontecimientos del sábado pasado y su amor por su comunidad ante una tragedia indescriptible.

Las opiniones contenidas en este comentario son las de Ben Ami y han sido ligeramente editadas y condensadas para mayor claridad.

Ben Ami: La aplicación de alarma de mi teléfono me despertó a las 6:20 de la mañana.

Aproximadamente a la media hora recibimos un mensaje que decía que alguien había entrado en nuestro kibutz. Alguien. Un terrorista. A partir de ese momento tuvimos que cerrar las puertas, apagar las luces y permanecer en silencio.

Comencé a enviar mensajes de texto a los demás miembros de mi familia: yo estaba en mi casa, mi hermana estaba en su casa, mis padres en su casa, mi tía en otra casa y mi abuela en otra casa. Cada uno estaba en su lugar en el kibutz. Queríamos saber que todos estaban bien, así que nos enviamos mensajes por WhatsApp.

A las 9:30, mi mamá me envió un mensaje de que los terroristas estaban tratando de entrar a la casa y trataron de romper la puerta, que estaban disparando hacia el lugar seguro. Ella escribió que tenía miedo y no sabía qué hacer. Y creo que como 10 o 15 minutos después, mi mamá y mi papá nos mandaron un mensaje de que ellos [los atacantes] estaban en la casa y estaban rompiendo todo. A las 10:06, mi padre nos envió un mensaje: “Están en el cuarto seguro. Nos atraparon”.

Entonces atraparon a mi mamá y a mi papá. Media hora después, vimos en Telegram una foto de mi padre con dos hombres que lo llevaban a algún lugar, no sabemos adónde.

No sabemos qué pasó con mi mamá, ella no estaba en esa foto. Ella no estaba cerca de ellos. Creemos que mis padres están en Gaza con otras personas secuestradas. Pero no sabemos realmente dónde están.

CNN: Crees que tus padres podrían ser ambos rehenes de Hamas en Gaza. ¿Temes que tus familiares puedan resultar perjudicados mientras Israel intenta liberar a los rehenes?

Raz Ben Ami (Cortesía: Yulie Ben Ami)

Ben Ami: Confío en mi ejército. Y realmente creo que saben lo que están haciendo. Y estoy bastante segura de que harán todo lo posible para mantenerlos a salvo. Realmente quiero creer eso porque salvaron a mi familia. Nos salvaron a mí y a mi novio, mi hermana y los demás miembros de mi familia. Nos sacaron de nuestras casas y me mantuvieron a salvo. Por eso quiero creer que saben lo que están haciendo y que mis padres volverán a casa rápido y sanos y salvos.

CNN: Cuéntame cómo lograste mantenerte a salvo con tu novio.

Ben Ami: Estábamos dentro de la casa. Cerramos las puertas. No hicimos ningún ruido. La luz estaba apagada. Pero lo real que creo que explica por qué no vinieron a mi casa es porque mi casa es muy pequeña. Y la casa de mis padres es muy grande.

Siento que tal vez buscaban familias. Ellos [recorrieron] todo el barrio donde viven mis padres y casi todos allí eran familias con niños pequeños. Y quemaron todas sus casas.

CNN: ¿Cómo entraron al espacio seguro en la casa de tus padres?

Ben Ami: No hay manera de cerrar la puerta que te impida poder abrirla desde afuera. Lo mejor que puedes hacer es sujetar el mango con mucha [firmeza]. Pero en algún momento ya no puedes aguantar más. Y también se incendiaron algunas casas en el kibutz. La gente no podía respirar. En algunos casos los terroristas vinieron con muchas [herramientas] e hicieron agujeros en las puertas y arrojaron granadas adentro.

CNN: Los problemas en la región han durado décadas, generaciones. ¿Cuál crees que es la fuente de un odio tan intenso?

Ben Ami: Creen en una cosa y todo lo demás no importa. Como si su creencia fuera la gran creencia. Cada uno debe hacer lo que quiera.

Ohad Ben Ami (Cortesía: Yullie Ben Ami)

CNN: Cuéntame sobre la vida en el kibutz. ¿Por qué tu familia eligió vivir en un kibutz?

Ben Ami: Creo que es el mejor lugar para vivir. Todos se conocen. Tienes una comunidad fuerte y todos se preocupan unos por otros. Me sentí segura allí. Hasta el sábado, me sentí muy segura.

CNN: ¿Has estado allí toda tu vida?

Ben Ami: Sí, desde los cinco años.

CNN: Entonces tus padres te criaron allí y luego te mudaste a una casa cercana, pero en el mismo kibutz. ¿Qué hacías en el kibutz como ocupación?

Ben Ami: Soy estudiante. Estoy estudiando Comunicación Visual y Diseño. Realmente no estoy trabajando en este momento. Cuando trabajo, trabajo en la tienda, así que conozco a todos y todos me conocen. Tenemos muchas cosas que tenemos en un negocio de impresión. Tenemos mucha agricultura. Somos una comunidad muy fuerte.

CNN: ¿Cuántas personas?

Ben Ami: 1.200 a 1.500.

CNN: Cuando termine esta pesadilla, ¿podrás seguir viviendo allí de nuevo?

Ben Ami: Es la mejor forma de vivir. Realmente amo mi kibutz. Realmente amo el lugar. Realmente amo a la gente. No les mentiré y les diré que sentimos lo mismo [después del ataque], pero quiero volver allí porque amo mi kibutz.

CNN: ¿Qué tipo de comunicación ha habido entre los miembros del kibutz desde el ataque?

Ben Ami: Sabemos que más de 100 personas murieron. No sabemos el número de personas que hay en Gaza. No sabemos la ubicación de las personas desaparecidas.

Realmente nos amamos y nos protegemos, y no podría pedir más de mi comunidad. Y también específicamente en esta situación, siento que todos están a mi alrededor, ayudándome y apoyándome.

CNN: ¿Dónde te alojas ahora?

Ben Ami: Estoy con mi familia. Estamos en el norte de Israel y estamos esperando buenas noticias sobre mis padres. Y estamos orando por lo mejor.

CNN: ¿Vives ahora mismo en una casa con familiares que no vivían en un kibutz?

Ben Ami: No, alguien de Israel que no está aquí nos prestó su casa, porque no tenemos otro lugar adonde ir. Personas que no conocemos nos permitieron usarlo. Los israelíes son las mejores personas que existen. Nos abrieron su casa y nos dieron un lugar para estar juntos.

CNN: Estuviste esperando durante horas para ser rescatada. Al final el ejército pudo liberarte. ¿Puedes hablar sobre ese momento en el que te rescataron, cuando finalmente estuviste a salvo?

Ben Ami: Fue un gran alivio. Sentimos que finalmente podíamos estar con otros miembros de la familia, otros miembros del kibutz. Y me sentí muy agradecida por ellos [los miembros del Ejército] porque sé lo difícil que fue para ellos venir por nosotros, porque era una situación de seguridad realmente complicada en el kibutz, debido a todos los terroristas que estaban allí con sus armas. disparando por todas partes.

CNN: ¿Y cómo lo llevas emocionalmente? Sé que estás esperando saber sobre tus padres y has pasado por un trauma.

Ben Ami: Creo que todavía lo estoy procesando. Mi familia está toda junta, eso ayuda. Pero tenemos un gran trauma que afrontar psicológicamente. Hay gente con quien hablar, gente que nos cuida, para ver cómo nos sentimos.

CNN: ¿Ha proporcionado el Gobierno asesoramiento psicológico?

Ben Ami: Sí. Nos han proporcionado todo lo que necesitamos. La gente nos dio comida, nos dio ropa, todo lo que necesitábamos, porque todo se quedó allí.

CNN: ¿Sientes que la gente no comprende lo terrible que es el momento?

Ben Ami: Siento que cada vez que pasa algo, la gente dice que somos nosotros los culpables, pero yo siento que definitivamente somos las víctimas. Creo que el mundo necesita entender lo que los hombres armados les hicieron a los niños, a las madres, a las abuelas, a los abuelos y a 100 personas de una comunidad.

CNN: ¿Crees que Israel saldrá más fuerte?

Ben Ami: Por supuesto, será más fuerte, pero todas las personas que conocemos, muchas de ellas, están desaparecidas. Ya no están con nosotros y no volverán.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.