Collboni a Almeida: “Barcelona vuelve a Madrid y al conjunto del sistema institucional español”

Ha sido un paseo insólito. Antes del mediodía, numerosos madrileños se han dado de bruces por el Paseo del Prado con el alcalde de Madrid y el alcalde de Barcelona. Tras una charla de 35 minutos —donde se ha pasado de puntillas por la política nacional— en la cuarta planta del palacio de Cibeles, con vistas a la Puerta de Alcalá, José Luis Martínez-Almeida y Jaume Collboni se han dirigido a pie hasta el Ateneo de la capital, a 13 minutos. Por el camino, incluso, Almeida ha hecho de maestro de ceremonias mientras algunos vecinos le pedían una foto. “Este es el alcalde de Barcelona, eh”, les decía Almeida. Pues otra foto. Hacía seis años que no se producía un acto oficial de estas características entre las dos principales ciudades de España, cuando la entonces alcaldesa Ada Colau visitó a Manuela Carmena. Quizá por eso, y dejando muy claro que no hay que señalar a nadie, lo primero que ha dicho Collboni, sonriente, al tomar el micrófono durante un encuentro sobre las ciudades del futuro con Almeida en el Ateneo, ha sido: “Barcelona vuelve a Madrid y al conjunto del sistema institucional español”. Y al salir, media hora después y ante tanto revuelo mediático, ha soltado:

―Espero que esto deje de ser noticia algún día.

La visita, según fuentes del alcalde catalán, se ha gestado en las últimas semanas. Collboni ha aprovechado una reunión que mantendrá esta tarde con la vicepresidencia tercera del Gobierno y ministra de Transición ecológica, Teresa Ribera, para retomar un encuentro con el alcalde de Madrid, que le ha invitado a conocer el Ayuntamiento. Collboni, incluso, ha firmado en el libro de visitas: “Por un futuro de progreso compartido entre Madrid y Barcelona. A eso aspiramos todos”. Ya en el Ateneo, ambos mandatarios han mantenido un diálogo sobre las ciudades del futuro moderado por Susana Griso, periodista de Atresmedia, que organizaba el acto. Al comenzar, Griso ha lanzado la primera pregunta al socialista Collboni:

―¿Cómo se imagina la Barcelona del futuro?

“Hoy hemos hecho un gesto de hospitalidad compartida”, ha observado el alcalde catalán. “Barcelona vuelve a Madrid. Hemos venido caminando juntos y eso es una cosa que distingue a los alcaldes. La gente nos para por la calle. Esa es la escala humana. El primer gran reto es mantener la escala humana, aunque tengamos que asumir grandes retos”. El primero reto en abordar ambos alcaldes ha sido el de la vivienda, donde, pese a la sintonía, se han mostrado dos grandes modelos de ciudad. Barcelona aprobará en las próximas semanas unas tasas turísticas de siete euros por noche a los 9.000 pisos turísticos de la capital catalana, según datos de la asociación turística Exceltur. Collboni ha señalado también que otra de las medidas que han tomado para tratar de que la vivienda no sea un bien de lujo para los vecinos que quieran vivir en el centro ha sido la de ubicar las actividades económicas en los primeros pisos: podólogos, dentistas, todos a las plantas bajas. “Nos permite liberar pisos”, ha recalcado Collboni. “Y para atajar el problema del Airbnb, fuimos a por las viviendas ilegales”. Es decir, las que no cuentan con las licencias, pero que se anuncian en la plataforma.

Almeida, sin embargo, no aprobará ninguna tasa turística. “No procede”, ha dicho. El pasado año, eliminó el servicio del Ayuntamiento que se encargaba de vigilar y sancionar las viviendas de uso turístico. Si en los últimos años había 22 inspectores, se pasó a 11 en septiembre pasado. Ahora, según fuentes del Ayuntamiento, la cifra es similar. El alcalde de la capital ha prometido que en los próximos “meses” se aprobará una nueva regulación en la capital para afrontar los pisos turísticos. Madrid cuenta con 14.000 viviendas turísticas. Minutos después, la periodista ha preguntado al alcalde de la capital de España por el transporte público:

―¿Y cómo conseguimos que la gente apuesta por el público, alcalde?

La respuesta de Almeida ha sido tajante. “Nosotros queremos que la gente asuma que escoger el vehículo privado sea la peor opción”, ha asegurado. “Eso exige nuevas infraestructuras, Madrid es radial y todo confluye en el centro. Eso pasa por generar nuevas líneas, como hemos hecho aquí”. Las líneas a las que se refiere Almeida son dos líneas de autobuses gratuitos que cruzan Gran Vía, desde Plaza de España hasta la fuente de Cibeles. También ha dicho que otra de las medidas ha sido el fomento de las bicicletas públicas de la capital, el sistema de Bicimad. “Estamos en máximos históricos de uso”, ha dicho. Bicimad es gratuito hasta el 31 de diciembre y su nuevo lanzamiento contó con numerosos problemas, como la desaparición de miles de bicicletas en abril de este año. El nuevo sistema está financiado con fondos de la Unión de Europea, que el propio Almeida criticó en Bruselas. Al concluir, y ya en los minutos finales, el alcalde de Madrid ha asegurado que “cuanto mejor le vaya a Madrid, mejor le irá a Barcelona”. Y al revés. Y ha prometido, aunque sin fecha, visitar Barcelona en los próximos meses.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.