Un juez de Texas dictaminó que una mujer embarazada que demandó al estado buscando un aborto puede interrumpir legalmente su embarazo

(CNN) — Un juez de Texas dictaminó que una mujer embarazada que demandó al estado solicitando un aborto ordenado por un tribunal puede interrumpir legalmente su embarazo.

La decisión marca un avance significativo en el debate en curso sobre la excepción médica del estado a su controvertida prohibición de los abortos después de seis semanas, una de las más estrictas del país.

Kate Cox, que tiene 20 semanas de embarazo, presentó una demanda esta semana pidiendo al tribunal que bloquee temporalmente la prohibición del aborto en el estado, porque no ha podido realizarse el procedimiento por temor a violar la ley. Al bebé de Cox se le diagnosticó trisomía 18 y no se espera que viva más de unos pocos días fuera del útero, según la demanda.

Se cree que su demanda es uno de los primeros intentos en el país por parte de un individuo que busca un aborto ordenado por un tribunal desde que la Corte Suprema anuló Roe vs. Wade el año pasado, según el New York Times.

Después de la anulación de Roe vs. Wade, casi 1 de cada 5 personas que buscaban un aborto viajaron a otro estado, según un análisis

Cox, de 31 años, ha estado en tres salas de emergencia diferentes en el último mes debido a calambres severos y fugas de líquidos no identificables, según su demanda. Tuvo dos cesáreas previas y, según la demanda, “continuar con el embarazo la pone en alto riesgo de sufrir complicaciones graves que amenazan su vida y su fertilidad futura, incluida la ruptura uterina y la histerectomía”.

En una audiencia de emergencia el jueves, un juez otorgó una orden de restricción temporal contra el estado que permitiría a Cox abortar de inmediato.

“La idea de que la señora Cox desee desesperadamente ser madre y que esta ley pueda hacer que pierda esa capacidad es impactante y sería un verdadero error judicial”, dijo la jueza Maya Guerra Gamble. “Así que firmaré el pedido y será procesado y enviado hoy”.

Cox y su esposo estuvieron presentes en la audiencia, que tuvo lugar a través de Zoom, y se emocionaron ante la decisión del juez y se les pudo ver secándose las lágrimas.

Un abogado que representa a Texas argumentó el jueves que los síntomas del embarazo de Cox no cumplían con el estándar establecido por el estado para una emergencia médica que permitiría un aborto.

Johnathan Stone, abogado especial de la oficina del fiscal general del estado, dijo que el médico de Cox tenía la creencia “subjetiva” de que Cox calificaba para un aborto, en lugar de basar su opinión médica en estándares “objetivos” descritos en la ley.

La discusión sobre las razones médicas subjetivas versus objetivas para un aborto es fundamental para el debate en curso y las luchas legales sobre la regla de excepción del estado. Los críticos argumentan que la regla es vaga y poco clara, lo que hace que los médicos, que se enfrentan a un delito grave por realizar un aborto ilegal, se abstengan de tomar medidas. El estado mantiene que el lenguaje de la ley es adecuado y claro.

Molly Duane, abogada que representa a Cox, argumentó que el estado estaba cuestionando a los médicos de su cliente y diciendo que Cox no estaba lo suficientemente enferma. Duane trabaja para el Centro de Derechos Reproductivos que, de manera independiente, ha estado involucrado en una batalla judicial contra el estado para buscar claridad sobre la excepción de emergencia médica de Texas.

Profesionales médicos describen un mundo de incertidumbre un año después de la anulación de Roe vs. Wade

“Han movido la portería una vez más. Ahora un paciente debe estar a punto de morir antes de que un médico pueda confiar en la excepción”, dijo Duane, calificando la posición de “cruel y peligrosa”.

CNN se comunicó con la oficina del fiscal general de Texas para solicitar comentarios.

La trisomía 18, a veces llamada síndrome de Edwards, es una afección cromosómica que puede causar defectos cardíacos y otras anomalías orgánicas. En aproximadamente la mitad de los casos, el feto muere antes de nacer. Muchos niños que nacen con ella mueren a los pocos días y más del 90% mueren al año.

Los abogados del estado argumentaron que la condición de Cox, tal como se establece en los documentos judiciales, no era lo suficientemente grave como para cumplir con el estándar de excepción médica del estado y que el juez esencialmente cambiaría la ley si concediera la orden de restricción temporal.

La ginecóloga de Cox, la Dra. Damla Karsan, dijo anteriormente que tenía una “creencia de buena fe” de que Cox cae bajo la excepción legal a la prohibición del aborto, pero no podía realizar el aborto sin una orden judicial porque “no puede arriesgarse a perder su licencia médica, cadena perpetua y multas civiles masivas” si los tribunales no aceptan su creencia.

Texas permite abortos después de seis semanas si una mujer experimenta una “emergencia médica”, que se define en la ley como “una condición física potencialmente mortal agravada por, causada por o que surge de un embarazo que, según lo certificado por un médico, pone a la mujer en peligro de muerte o en un riesgo grave de deterioro sustancial de una función corporal importante a menos que se realice un aborto”.

Un grupo de 20 mujeres y dos médicos han estado luchando contra el estado de Texas en otra demanda por la excepción médica de este año, argumentando que el lenguaje de la ley no es claro y hace que los médicos se abstengan de realizar abortos en casos graves debido a una falta de claridad en la ley.

Ante la Corte Suprema de Texas la semana pasada, un abogado de la oficina del fiscal general del estado argumentó que la ley era clara y que si las mujeres con problemas médicos potencialmente mortales no abortaban, entonces debería considerarse negligencia por parte del médico.

Cox dijo que aunque ha ido a la sala de emergencias tres veces con cólicos severos, la ley es demasiado vaga para dejar claro si un aborto en esas circunstancias sería legal.

“No quiero continuar con el dolor y el sufrimiento que ha plagado este embarazo. No quiero exponer mi cuerpo a los riesgos de continuar con este embarazo”, dijo Cox en un comunicado difundido por el Centro de Derechos Reproductivos, que presentó la demanda en el condado de Travis.

Cox escribió en un artículo de opinión para The Dallas Morning News que a su bebé por nacer le diagnosticaron trisomía 18 completa.

“Estoy tratando de hacer lo mejor para mi hija, para mí y para mi familia, pero estamos sufriendo debido a las leyes de Texas”, escribió Cox. “No quiero que mi bebé llegue a este mundo sólo para verla sufrir”.

“Necesito interrumpir mi embarazo ahora para tener las mejores posibilidades para mi salud, para criar a mis hijos y para un embarazo futuro”, añadió.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.