Entre la vocación y la realidad: el cansancio por compasión de la enfermería oncológica

La enfermería es, sin duda, una profesión eminentemente vocacional. Pero algo debe estar haciéndose mal cuando, a pesar de ser los profesionales sanitarios mejor valorados socialmente, hasta un 46 % de las enfermeras considera seriamente la posibilidad de abandonar su profesión, y tres de cada 10 no volverían a estudiar la carrera si pudieran dar marcha atrás, según un estudio realizado en 2020 por el Consejo General de Enfermería. Turnos agotadores; falta de reconocimiento o apoyo; salarios bajos; déficit de profesionales; carencia de formación; ansiedad; tristeza… Los factores de este desencuentro son muchos, y la carga emocional, a veces excesiva, no se hace notar en ningún otro sector con más intensidad que en el de la enfermería oncológica.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.