La policía de Ohio utilizó granadas aturdidoras durante el allanamiento a una casa en la que había un niño pequeño conectado a un ventilador

(CNN) —  La policía de Elyria, Ohio, utilizó granadas explosivas al allanar una casa la semana pasada mientras un niño pequeño conectado a un ventilador estaba dentro, según muestran imágenes de cámaras corporales recientemente publicadas. La madre dice que su hijo resultó herido durante el episodio.

Las imágenes de las cámaras corporales de ocho agentes fueron publicadas el martes por la oficina del alcalde de Elyria, Kevin Brubaker, quien solicitó una investigación externa sobre el incidente del 10 de enero y sobre cómo se obtuvo la orden de registro para la casa.

La orden fue entregada como parte de una investigación en curso que involucra múltiples armas robadas que fueron recuperadas en una residencia diferente, según un informe policial publicado por la ciudad el martes.

La madre, que se identificó en las imágenes de la cámara corporal como Courtney Price, le dijo a WOIO, afiliada de CNN, que su hijo, Waylon, fue diagnosticado con neumonitis química, una forma de irritación pulmonar, desde la redada. Price dijo que la condición fue causada por la inhalación de sustancias químicas liberadas por las explosiones repentinas.

Detienen a una tercera persona en relación con los asesinatos de una adolescente embarazada de Texas y su novio, dice la Policía

Sin embargo, la policía dijo en un comunicado que los dispositivos “no producen una quemadura continua y no despliegan ni contienen gas pimienta ni agentes químicos”.

“Cualquier acusación que sugiera que el niño estuvo expuesto a agentes químicos, falta de atención médica o negligencia no es cierta”, dijo el Departamento de Policía de Elyria en un comunicado.

En las imágenes, los agentes de policía se posicionan fuera de la casa poco después de las 14:00, hora local, y un policía grita: “¡Orden de registro policial, acérquense a la puerta!”.

Unos 10 segundos después, un agente usa una pértiga para disparar una granada fuera de una de las ventanas, rompiéndola. También se utilizó otra granada en el camino de entrada, según el informe policial, que añade: “Este método de lanzamiento fue controlado y pretendía ser una distracción deliberada”.

Luego, los agentes entraron por la puerta principal con un ariete y se encontraron con la madre, quien salió de la casa con las manos levantadas, según muestran las imágenes. Su rostro está oscurecido en el video de la cámara corporal. Luego la esposan y se la oye explicar a la policía que la casa pertenece a sus tíos y que ella vive con ellos.

En uno de los videos, la mujer explica que ella y su hijo son las únicas personas en la casa en ese momento. Ella les dice a los agentes que su hijo tiene una condición médica preexistente y que está conectado a un ventilador adentro. Un oficial que registra la casa encuentra al niño en una hamaca cerca de una cuna y se llega a escuchar el sonido del equipo médico, como muestra el video. Más tarde, llevan a la mujer al piso de arriba, donde habla con los agentes sobre el estado de su hijo.

La policía dijo en su comunicado que una mujer y su hijo de 17 meses fueron encontrados dentro de la casa. Los detectives, los paramédicos y la madre “evaluaron el estado del niño y confirmaron que no sufrió ninguna lesión aparente y visible”, según el comunicado.

“El niño estaba conectado a varias máquinas y estaba a gran distancia de la ventana rota”, afirma el informe policial, señalando que el niño parecía “ileso”.

Los nombres de la madre y el niño fueron eliminados en documentos publicados por la ciudad.

Price, de 25 años, le dijo a WOIO que ella es la mujer que interactuó con la policía dentro de la casa. Su tía, Redia Jennings, le dijo a la filial que ella y su esposo alquilaron la casa durante el año pasado. Los registros de propiedad obtenidos por CNN indican que Jennings vive en la dirección allanada por la policía.

Price dijo que mientras se desarrollaba la redada, quedó atónita cuando las luces se encendieron, el humo llenó la casa y la policía entró por la puerta principal.

“No sabía qué hacer porque me apuntaban con armas”, dijo Price a la filial. “Quería correr hacia (mi hijo) pero sabía que si corría hacia él podrían dispararle”.

Jennings dijo que el adolescente que buscaba la policía no vivía en esa casa desde hacía más de un año, pero que se habían presentado en la vivienda unas cinco veces buscándolo.

En uno de los videos, un agente pregunta: “¿Hay sólo una chica y un bebé?”, y otro agente responde: “Supongo que sí. El objetivo estaba en el colegio”.

El alcalde ha pedido a la oficina del sheriff del condado de Lorain que investigue el incidente y cómo se obtuvo la orden.

“Si bien las imágenes capturadas ilustran claramente lo que ocurrió y lo que no ocurrió cuando se ejecutó la orden de registro, no responde preguntas sobre lo que condujo a la orden en sí”, dijo el alcalde Brubaker.

Jennings le dijo a WOIO que la familia planea emprender acciones legales contra el departamento de policía y que se mudará a una nueva casa esta semana.

CNN se comunicó con el alcalde Brubaker, la oficina del sheriff del condado de Lorain y Courtney Price.

Sharif Paget, Yan Kaner y Amanda Jackson de CNN contribuyeron a este informe.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.