Conclusiones del foro de CNN en Nueva Hampshire con Nikki Haley

(CNN) — La meta de Nikki Haley en las primarias presidenciales republicanas de Nueva Hampshire este martes es “ser fuerte”, dijo en un foro de CNN el jueves por la noche.

Pero la exgobernadora de Carolina del Sur no llegó a decir que necesita derrotar al expresidente Donald Trump en las primarias del estado.

“Lo que quiero hacer es ser fuerte. No sabremos qué aspecto tiene la fortaleza hasta que lleguen esos números”, dijo en el New England College en Henniker, Nueva Hampshire.

Haley dijo que su “objetivo personal es hacerlo mejor que lo que hicimos en Iowa”, donde terminó en tercer lugar, 32 puntos detrás de Trump y 2 puntos detrás del gobernador de Florida, Ron DeSantis, en las asambleas electorales del estado este lunes.

Las encuestas, sin embargo, muestran que está mucho más cerca de Trump en Nueva Hampshire, donde se espera que se beneficie de un electorado primario republicano más moderado, con votantes no declarados que también podrán participar en la contienda del martes.

Aquí hay varias conclusiones del foro de CNN, moderado por Jake Tapper.

Haley afirma su opinión de que Estados Unidos “nunca ha sido un país racista”

La exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, participa en un foro de CNN en Henniker, Nueva Hampshire, el 18 de enero de 2024. (Crédito: Will Lanzoni/CNN)

A principios de esta semana, a Haley se le preguntó en una entrevista de Fox News si cree que el Partido Republicano fue racista, después de que un presentador de MSNBC se preguntara si Haley podría ganar la nominación republicana como mujer de color. Haley respondió la pregunta de manera más amplia y respondió que Estados Unidos “nunca ha sido un país racista”.

Durante el foro de este jueves, se le preguntó a la exgobernadora si mantenía esa respuesta, dada la historia de racismo legal del país, incluida la esclavitud. Haley redobló su apuesta y dijo que Estados Unidos se fundó sobre la idea de que todos los hombres son creados iguales.

“La intención era hacer lo correcto”, dijo sobre la fundación del país. “Ahora, ¿tuvieron que ir a arreglarlo en el camino? Sí, pero no creo que la intención haya sido nunca que fuéramos a ser un país racista”.

A nivel personal, dijo que si bien experimentó el racismo mientras crecía en la zona rural de Carolina del Sur, sus padres le dijeron que esas experiencias no definirían lo que podía lograr.

“Tuvimos mucho racismo con el que tuvimos que lidiar, pero mis padres nunca dijeron que vivíamos en un país racista, y estoy muy agradecida de que no lo hicieran”, dijo Haley. “Porque a cada niño moreno y negro que hay, si les dices que viven o nacieron en un país racista, inmediatamente les estás diciendo que no tienen ninguna posibilidad”.

Haley destacó sus propios logros al convertirse en una de las primeras gobernadoras de minorías en el país y más tarde en embajadora de Estados Unidos de Trump ante las Naciones Unidas. Se hizo eco de los comentarios que hizo durante la campaña electoral de que demasiados estadounidenses tienen un “autodesprecio nacional”, a pesar de que Estados Unidos no es “racista” sino “bendecido”.

“Creo que es importante que les digamos a todos los niños que: ‘Miren, Estados Unidos no es perfecto. Tenemos nuestras manchas, lo sabemos’”, dijo. “Pero nuestro objetivo siempre debe ser hacer que hoy sea mejor que ayer”.

El comentario de Nikki Haley sobre la Guerra Civil de EE.UU. que causó controversia

Haley se enfrenta a Trump… y a Biden

Haley subió el tono de sus críticas a Trump, pero también las incrementó (después de todo, se trata de una primaria republicana) vinculándolo frecuentemente con el presidente Joe Biden y tratando de retratar a ambos como amenazas gemelas para progreso y unidad nacional.

“¿Realmente queremos tener dos personas de 80 años postulándose para presidente cuando tenemos un país en desorden y un mundo en llamas?”, dijo, antes de hacer una equivalencia entre los problemas legales de Trump y las controversias en torno a Biden.

“Están muy distraídos con sus propias investigaciones y sus propios agravios”, añadió Haley. “No necesitamos gente distraída. Necesitamos personas que amen a Estados Unidos y que se den cuenta de que si se les acaba el tiempo, apártense y dejen entrar a un nuevo líder generacional”.

Según esta narración, Haley es la alternativa no solo a Trump o Biden, sino a todo el entorno de la política moderna: un cambio “generacional” y temperamental que todos pueden respaldar.

Es un mensaje que parece hecho a medida para Nueva Hampshire, donde los independientes pueden votar en las primarias, y tal vez más adelante. En total, Haley mencionó a Biden casi 20 veces y a Trump aproximadamente una docena, a pesar de que el expresidente fue objeto de muchas más preguntas. (También es de destacar: Haley no mencionó a DeSantis ni una sola vez.)

Haley promocionó encuestas que muestran que ella supera a otros candidatos republicanos entre el electorado más amplio en un hipotético enfrentamiento contra Biden.

“Quiero atraer gente al partido. Porque al final del día, tenemos que sanar y unirnos como estadounidenses”, dijo.

Haley también intervino en las recientes críticas de Trump hacia ella, acusándolo de hacer una “rabieta” y diciendo que se siente “amenazado” e “inseguro” por el desafío que ella plantea.

“Para bien o para mal, el caos lo sigue”, dijo. “No podemos seguir por este camino y pasar cuatro años más de caos. No lo sobreviviremos. No se arregla el caos demócrata con el caos republicano”.

Respondió a los ataques racistas de Trump

A Haley se le preguntó sobre los ataques racistas que Trump ha empleado contra ella en los últimos días antes de las primarias de Nueva Hampshire.

“Conozco bien al presidente Trump”, dijo Haley. “Eso es lo que hace cuando se siente amenazado. Eso es lo que hace cuando se siente inseguro”.

A principios de este mes, Trump promovió una publicación que afirmaba falsamente que Haley no era elegible para ser presidenta porque “sus padres no eran ciudadanos estadounidenses en el momento de su nacimiento”. Haley, quien nació en Bamberg, Carolina del Sur, es ciudadana natural y elegible para postularse.

La afirmación infundada recordaba los años que Trump pasó poniendo en duda si el expresidente Barack Obama, que nació en Hawái, en realidad nació en Estados Unidos y exigiéndole que presentara su certificado de nacimiento.

Trump también se refirió a la exgobernadora de Carolina del Sur como “Nikki ‘Nimrada’ Haley” en una publicación de Truth Social, escribiendo mal su nombre Nimarata en una forma que algunos vieron como un juego de palabras con el insulto “nimrod”. Haley, hija de inmigrantes indios, usa su segundo nombre Nikki y tomó el apellido de su marido después de casarse.

Haley desestimó este jueves los comentarios calificándolos de “insultos” y dijo que no desperdiciaría energía en ello.

“No tomo estas cosas como algo personal. No me molesta”, dijo. “Voy a seguir centrándome en las cosas de las que la gente quiere hablar y no volver a insultarlo”.

Haley perdonaría a Trump… bajo ciertas condiciones

Haley no cerró la puerta a perdonar a Trump si fuera elegida presidenta.

Afirmó que no lo perdonaría de manera preventiva y dijo que sentía que “todo tiene que salir bien”. Haley también sugirió firmemente que no cree en el tipo de inmunidad general que Trump ha argumentado recientemente que deberían tener los presidentes.

Pero continuó diciendo que, en un escenario en el que ella fuera presidenta y Trump fuera declarado culpable de cualquiera de los delitos graves que enfrenta actualmente, ella consideraría un indulto.

Explicó: “Ya no se trata de si es inocente o culpable. Se trata del hecho de ‘¿Cómo podemos volver a unir al país?’ Y estoy decidido a asegurarme de que toda esta división y todo este caos desaparezcan, y creo que un perdón para él haría que todo eso desapareciera”.

Haley dijo que sentía que eso sería “sanación para el país”.

Trump enfrenta 91 cargos penales en cuatro acusaciones. Él nego haber hecho nada malo.

Política exterior

Haley se apoyó mucho en su época como embajadora de la ONU y, en ocasiones, utilizó a su esposo, Michael, quien actualmente está desplegado en África con la Guardia Nacional del Ejército de Carolina del Sur, como avatar de sus puntos de vista.

Criticó a Biden por no adoptar una postura más agresiva hacia Irán, diciendo que Irán está detrás tanto de Hamas en Gaza como de los hutíes en Yemen.

También arremetió contra Trump y Biden por la retirada de Estados Unidos de Afganistán. Dijo que Trump se equivocó al sugerir negociar con los talibanes en suelo estadounidense y que Biden apresuró la retirada de Estados Unidos.

“Lo que fue desgarrador para mí fue que vi a mi esposo ver las noticias ese día. Y los vio conduciendo los jeeps y dijo: ‘Esos son nuestros vehículos’. … Luego los vio vistiendo el uniforme estadounidense y burlándose de nuestros soldados estadounidenses”, dijo. “Piensen en todos los que durante 20 años sirvieron en Afganistán, en ver la imagen de eso”.

“El nivel de mejora de la calidad de vida de las mujeres allí… todo eso desapareció”, dijo Haley.

También se le preguntó a Haley si pondría fin al compromiso de larga data de Estados Unidos con una solución de dos Estados para abordar las décadas de conflicto entre Israel y los palestinos.

Sostuvo que “Israel tiene que defenderse primero” después del ataque terrorista del 7 de octubre y dijo que comprende el malestar de Israel con la presencia de Hamas.

“Israel es un punto brillante en un vecindario difícil. Son la punta de lanza en la lucha contra el terrorismo. Nunca ha ocurrido que Israel necesite a Estados Unidos; siempre ha sido que Estados Unidos necesita a Israel”, dijo.

 

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.