La fiebre por Ozempic y otros medicamentos para adelgazar no cesa. Conclusión de las farmacéuticas: subir precios

Año nuevo, precio nuevo. Según explicaba Fortune, los dos de los tres grandes fármacos de pérdida de peso han subido de precio en Estados Unidos. Ozempic ha subido un 3,5% (hasta los 670 dólares al mes) y Mounjaro, un 4,5% (hasta los 1.070$). Y todo durante los primeros días de enero.

¿Es una subida racional y comprensible o un adelanto de lo que viene?

No es que sea algo aislado. el Wall Street Journal explicaba que 775 fármacos se han encarecido aprovechando el comienzo de 2024. Sin embargo, en plena fiebre mundial de este tipo de medicamentos (y a falta de ver qué hace Johnson & Johnson con el suyo), la subida de Ozempic y Mounjaro nos da pistas sobre qué podemos esperar del futuro.

Un fiebre que no cesa. Aunque se van a cumplir casi siete años desde su aprobación, Ozempic (y sus competidores) no han tenido tiempos mejores. Las recetas de estos medicamentos se han cuadruplicado entre 2020 y finales de 2022. Es más, solo en los últimos tres meses de 2022 (los últimos para los que tenemos datos consolidados), los médicos estadounidenses emitieron más de 9 millones de recetas.

Y, por lo que parece, el crecimiento de 2023 ha sido mucho mayor. A lo que está en consonancia con las estimaciones que hablan de un mercado de más de 30.000 millones de dólares a final de esta década. Es decir, el equivalente al 10% de todo el presupuesto actual de EEUU en medicamentos, se dedicará a esto. Claro que el precio va a ser un tema central en los próximos años.

¿Y qué nos importa lo que pase en EEUU? En primer lugar, hay que decir que la subida ni siquiera es en el precio de venta. Es en el listado de precios de medicamentos. Esto significa que hay una alta probabilidad de que la mayoría de los norteamericanos que ahora lo usan no noten la subida: depende de las condiciones de su seguro y de otros aspectos e incentivos.

No obstante, la subida allí es interesante porque el sistema nos permite hacer una monitorización más sencilla de cómo evoluciona el precio. En países como España, el precio de los medicamentos también puede ir cambiando (puede hacerlo cada mes), pero en el proceso tiene un papel muy importante el Gobierno a través de las distintas comisiones interministeriales y varias direcciones generales.

En principio, el precio se fija atendiendo a cosas como la gravedad, duración y secuelas de las distintas patologías, el valor terapéutico y social del medicamento, su beneficio clínico incremental, la racionalización del gasto público o el grado de innovación del medicamento. En la práctica, como llevan años denunciando desde Civio, el sistema acaba generando enormes problemas de opacidad y eso nos impide saber exactamente qué está pasando.

De ahí la importancia de estar atentos a la imagen global. Sobre todo, en un sector dominado (por el momento) por un puñado de gigantes farmacéuticos. Gigantes que ahora mismo pueden tener incentivos para mantener los precios bajos y ‘democratizar’ sus productos, pero que también los tienen (a medio plazo) para tratar de aumentar la tasa de ganancia antes de que lleguen más productos al mercado. No es la primera vez que lo vemos.

En Xataka | Ozempic para adelgazar: sus efectos y riesgos más allá de la polémica, según la ciencia

Imagen | Chemist4U


La noticia

La fiebre por Ozempic y otros medicamentos para adelgazar no cesa. Conclusión de las farmacéuticas: subir precios

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.