OPINIÓN | Katherine Heigl estuvo en lo cierto todo el tiempo

Nota del editor: Sara Stewart es una escritora de cine y cultura que vive en el oeste de Pensilvania. Las opiniones expresadas aquí son personales. Lee más artículos de opinión en cnne.com/opinion.

(CNN) — Ya es hora de que se haga justicia a Katherine Heigl.

La estrella de “Grey’s Anatomy”, que apareció recientemente en los Emmy tras una década alejada de los focos de la alfombra roja, es más conocida por sus críticas públicas a la industria que por la mayoría de sus papeles. Y la cosa es que lo que dijo entonces era cierto. Ese debería ser su legado, no la etiqueta perdurable y condescendiente de supuestamente ser “difícil”.

He tenido en la mente a Heig desde el domingo pasado, cuando hizo una aparición junto a otros miembros del reparto de “Grey’s” en una de las muchas reuniones nostálgicas de repartos que organizan los premios de televisión, que también incluyeron a “Cheers”, “Martin”, “Ally McBeal” y “All in the Family”. Ver a Heigl me pareció diferente a la mayoría de esas apariciones estelares, porque se ha convertido en un icono de un ejercicio particular y bruto que hacemos con algunas estrellas femeninas: el castigo interminable por haber sido tachadas de difíciles para trabajar o simplemente de francas.

Confieso que nunca he sido espectadora de “Grey’s”, pero incluso como no fan no pude evitar el alboroto en torno a Heigl a partir del 2008. Ese año, Heigl retiró su candidatura a los Emmy por considerar que su personaje no estaba bien guionado. “No creo que el material que se me ha dado esta temporada justifique una nominación a los Emmy”, dijo entonces. “Además, no quería potencialmente quitarle una oportunidad a una actriz a la que se le había dado ese material”. Muchos vieron las acciones de Heigl como innecesariamente hirientes o embarazosas para la creadora de “Grey’s”, Shonda Rhimes, cuando Heigl podría haber dicho fácilmente a los productores en privado que no presentaran su nombre. Independientemente de lo que uno pueda sentir sobre el foro público que Heigl eligió para plantear este punto, el momento fue un punto de inflexión en su carrera.

Ese mismo año, protagonizó la comedia de Judd Apatow y Seth Rogen “Knocked Up”, y en una entrevista en Vanity Fair criticó ligeramente la película por ser “un poco sexista” al presentar a su personaje como una gruñona sin humor junto al alegre club de chicos que componía la mayor parte del reparto (Rogen, Paul Rudd, Jason Segel, Martin Starr, Jonah Hill, Jay Baruchel). Para ser justos, cualquier actor —hombre o mujer— que haga un comentario público negativo sobre un largometraje que protagoniza debería esperar algún tipo de castigo de Hollywood. Dicho esto, el hecho de ser mujer garantiza una reacción mucho más violenta.

Al año siguiente, criticó las jornadas laborales de 17 horas de “Grey’s” y le dijo a David Letterman que eran “crueles y mezquinas”. Un ejecutivo de ABC respondió entonces: “Creo que es desafortunado. […] Hay tanta gente que trabaja tan duro en Grey’s, y en todos nuestros programas, sin ninguna notoriedad, y ésos son los que me preocuparían, la gente que se siente criticada o menospreciada”.

La reacción a todo esto era, quizás, predecible. Katherine  Heigl fue tachada como el tipo de gruñona que se había quejado de interpretar en la película de Apatow. En una entrevista de 2009, el New York Daily News citó a Apatow diciendo: “Uno pensaría que en algún momento recibiría una llamada [de Heigl] diciendo que lo sentía, que estaba cansada, y luego la llamada nunca llegó”.

La retrataron como una desagradecida por sus comentarios sobre su serie. Y cuando aceptó papeles en una serie de comedias románticas de medio pelo (en algunas de las cuales participó también como productora), quedó encasillada, algo que ha comentado desde entonces. “Quizá sobrecargué a mi público”. Desde entonces se ha trasladado a vivir principalmente en la zona rural de Utah, mientras sigue trabajando sobre todo en la pequeña pantalla. Una crítica de 2021 de su programa “Firefly Lane” consideraba que Heigl nunca recibió realmente su merecido por su servicio como la reina de las comedias románticas que llegó a ser.

¿Es que nunca se disculpó lo suficiente como para resucitar del todo en el negocio? ¿Cuántas disculpas requeriría eso? ¿Infinitas?

En una entrevista el pasado enero, se planteó esa pregunta. “Seguí disculpándome, lo que ahora me doy cuenta de que solo sirvió para darle vida a todo el asunto. Pensaba que autoflagelarme delante de todo el mundo les haría felices, pero en realidad me debilitaba a los ojos de la gente y me hacía sentir débil. Ahora creo que una disculpa era suficiente”. Y en una entrevista en The Washington Post un par de años antes, se sinceró sobre su enfado al recordar cómo la trataron por decir lo que pensaba. “Puede que dijera un par de cosas que no les gustaron, pero luego eso se convirtió en ‘es una desagradecida’, luego en ‘es difícil’, y luego en ‘no es profesional'”, dijo. “¿Cuál es tu definición de difícil? ¿Alguien con una opinión que no te gusta? Ahora tengo 42 años y eso me enoja”.

No estoy sugiriendo que siempre haya sido un sueño trabajar con Katherine Heigl. O que sea la mejor actriz del mundo. Pero ambas consideraciones no vienen al caso. Sí, todo el mundo debería intentar ser respetuoso con sus colegas, sea cual sea su sector. Pero en el mundo del espectáculo, ser un imbécil parece ir con el territorio… para algunas personas.

Al pensar en la trayectoria de Heigl, no pude evitar recordar el estribillo de la canción “The Man” de Taylor Swift: “Estoy tan harta de que vuelvan a atacarme / Porque si fuera un hombre, entonces sería el hombre”. Cuando empecé a recopilar una lista de hombres de la industria del entretenimiento con reputación de ser terribles con sus colegas o fans, o mucho peor, no fue difícil. Pero todos los hombres siguen trabajando y son bienvenidos en el negocio.

Compáralo con las mujeres que han sido tratadas de la misma manera. La historia de Sean Young siempre me ha parecido un ejemplo especialmente grave de reacción misógina. En algunos de los ejemplos más atroces, el violador convicto Harvey Weinstein se encargó él mismo de poner en la lista negra a mujeres (entre ellas Mira Sorvino, Annabella Sciorra y Ashley Judd) que se cruzaron en su camino.

En otros casos, parece haber sido por el mero hecho de ser mujer y tener opinión. En el caso de Anne Hathaway, fue simplemente por ser considerada demasiado complaciente. Para las actrices, deshacerse de la etiqueta de “difícil” es una perspectiva mucho más complicada que para los hombres, cuyas rabietas suelen considerarse el subproducto de un genio artístico.

Hay una larga historia de mujeres famosas destrozadas por deporte. En los últimos años, esa narrativa parece estar cambiando para mejor. Pero Heigl nunca tuvo un arco de redención. Y para mí, esos incidentes de su pasado merecen ser revisados, porque realmente prefiguran conversaciones que se hicieron mucho más grandes en los años posteriores.

En el caso de “Knocked Up”, Katherine Heigl me abrió los ojos para ver la película de otra manera. Al igual que a Meghan O’Rourke, de Slate, la película me pareció divertidísima en su momento, y me sorprendió que Heigl señalara que la mayoría de los personajes femeninos carecen de sentido del humor y son arpías (para ser sincera, encontré más puntos en común con la holgazana interpretada por Charlyne Yi, que desde entonces ha hecho su propia serie de acusaciones sobre encuentros misóginos y racistas en la industria).

Si “Knocked Up” se estrenara hoy, creo que tendríamos un debate muy diferente sobre ella. Lo más probable es que su representación de la mujer fuera al menos un poco más matizada. En cuanto a las declaraciones de Heigl sobre su brutal horario de trabajo en “Grey’s”, su compañera de reparto Ellen Pompeo ha declarado que su coprotagonista estaba “adelantada a su tiempo” y que tenía “toda la razón” al decirlo.

La propia Katherine Heigl se refirió a esos comentarios mientras opinaba en Instagram sobre una huelga de actores en 2021. “Hace más de diez años fui muy clara sobre lo absurdo de las horas de trabajo a las que los equipos y los actores estaban siendo obligados por la producción (…). Años después me patearon el c**** por hablar”, dijo. (Vale la pena señalar que los comentarios de Heigl se produjeron durante un tumultuoso período inicial de la serie de larga duración, en el que múltiples estrellas lidiaban con el aumento de su fama y había problemas de distracción en el plató. En 2009, un periodista sugirió que la propia Heigl podría haber sido la culpable de algunas de las largas jornadas que para 2015, según dijo a Entertainment Weekly el entonces protagonista Patrick Demspey, que al parecer no era ajeno a las dificultades en el set, habían disminuido un poco).

Espero que la conversación en torno a Katherine Heigl en el futuro incluya un mayor reconocimiento de que ella estaba haciendo planteando algunos puntos buenos y proféticos. Además, protagonizó la insoportable “New Year’s Eve” de Garry Marshall, ¿no ha sufrido ya bastante?

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.