Así fue como el crucero de tres años se vino abajo

(CNN) — En abril de 2023, George Fox se estaba preparando para la aventura de su vida: un crucero de tres años que lo llevaría alrededor del mundo. La salida estaba programada para el crucero inaugural de Life at Sea, programado para salir de Estambul el 1 de noviembre.

Solo había un problema: su banco se negó a transferir su pago.

“Les dije que necesitaba hacer una transferencia bancaria en el extranjero y tenía que decirles para qué servía”, dice Fox.

“Mi banco me dijo que no querían hacerlo. Dijeron: “Es demasiado arriesgado”. No podía creerlo.

“Dije que era mi dinero, pero ellos dijeron: ‘Proviene de nuestro banco’. Actuaban en mi nombre”.

Al final llegaron a un acuerdo. El banco de Fox le pidió que investigara Miray Cruises, la compañía con sede en Turquía que estaba lanzando el proyecto Life at Sea después de más de 30 años de cruceros por el Mediterráneo.

“Me tomó una semana o dos; tuve que averiguar los nombres de los propietarios e investigar mucho, pero finalmente aceptaron”, dice.

Hoy, Fox es uno de los más de 100 posibles pasajeros que esperan un reembolso de Miray, que canceló el crucero apenas dos semanas antes de su fecha de salida retrasada. En total, dice que pagó US$ 70.000 de la tarifa total de US$ 230.000 dólares por tres años en una cabina externa.

Otras personas aseguran que gastaron más. Un posible pasajero con el que habló CNN dice que hizo un pago inicial de más de US$ 300.000.

Al cancelar, Life at Sea se comprometió a reembolsar a los pasajeros el importe total. Los pagos debían realizarse en tres tramos mensuales, y el primero se completaría antes del 22 de diciembre, según correos electrónicos de la empresa vistos por CNN.

Pero ahora, después de que dos de los tres pagos deberían haber llegado, los pasajeros dicen que solo unos pocos han visto el dinero y nadie ha recibido la cantidad que esperaban. La empresa no niega los problemas con el pago y asegura que los clientes recibirán el reembolso completo antes del 15 de febrero.

La mayoría, incluido Fox, ni siquiera ha visto un dólar, le dicen los pasajeros a CNN.

Las grandes esperanzas y el eventual fracaso del crucero Life at Sea se parecen un poco a una tragedia griega.

Durante los últimos 10 meses, mientras pasaba de sueño a pesadilla, CNN ha estado en contacto con alrededor de 20 posibles pasajeros. Algunos dicen que siempre temieron que el crucero fuera cancelado, pero se inscribieron de todos modos: la idea era demasiado atractiva. Algunos piensan que fue una estafa; otros piensan que la empresa simplemente no podía permitirse el lujo de comprar el barco. Algunos esperan recuperar su dinero.

Escuchar sus historias, dos meses después de que el crucero fuera abruptamente cancelado, arroja luz sobre por qué tantas personas reservaron; algunos incluso vendieron sus casas y propiedades para hacerlo.

Entonces, ¿qué fue lo que pasó?

“No lo dudé ni un segundo”

La idea de Life at Sea era usar un barco antiguo y pequeño para un viaje único en la vida, a un precio asequible. (Life At Sea Cruises)

En marzo de 2023, Miray lanzó su concepto Life at Sea: 1.095 días navegando alrededor del mundo en un bloque de apartamentos flotante. La idea de un crucero de larga duración alrededor del mundo no era nueva, pero la relativa asequibilidad de Life at Sea (las tarifas comenzaban en US$ 30.000 por persona al año, incluyendo alojamiento, comida, bebidas, lavandería e incluso atención médica) causó sensación.

Para muchas personas, la idea de vivir en una pequeña cabaña es una pesadilla. Pero para los pasajeros que se habían inscrito para llenar 111 cabinas del barco Life at Sea, parecía perfecto.

Algunos eran viajeros de cruceros experimentados. Otros, como Meredith Shay, nunca habían puesto un pie en un barco.

Shay apareció en los titulares como la primera persona en registrarse. Como azafata jubilada, lleva los viajes en la sangre y navegar alrededor del mundo sonaba mucho más relajante (y asequible) que volar. “La idea de estar en una habitación y no tener que subirse a un avión era muy tentadora”, dice.

Shay ya había estado pensando en cruceros a largo plazo cuando Life at Sea se anunció por primera vez. Si bien Miray no fue la primera empresa en ofrecerlo, otras opciones tienden a costar al menos el doble. Varias empresas emergentes en este campo ya habían retrasado sus lanzamientos o no habían logrado adquirir barcos.

“Pero entonces apareció este: zarpaba pronto, lo hacían por solo tres años y el itinerario era casi perfecto”, dice Shay, que reside en Florida. “Decidí lanzarme”. A las 12 horas de leer sobre Life at Sea, había reservado una cabina.

Ella no fue la única que se movió rápido. También en Florida, Jenny Phenix había estado contemplando la idea durante varios años.

“Cuando me describieron un crucero residencial a un precio que realmente podía pagar, fue una obviedad para mí”, dice. “Durante toda mi vida laboral, planeé viajar por todo el mundo una vez que me jubilara. Todo dependería de lo que pudiera costear, y pensé que lo haría en pequeñas porciones, tanto como pudiera antes del final de mi vida. Ningún otro crucero era siquiera asequible para mí, así que cuando vi eso, fue un cambio de juego. No dudé ni un segundo”.

En cuanto a Fox, una vez que pagó su depósito decidió no compartir sus planes con nadie.

“Creo que siempre tuve la sensación de que tal vez no sucedería”, dice. “Nunca se lo dije a nadie, porque no quería darle mucha importancia y luego decirle a todos que se vino abajo”.

“Si es una estafa, mereces quedarte con mi dinero”

Los promocionales del barco mostraban un estilo de vida de ensueño. (Life At Sea Cruises)

Al principio todo fue viento en popa, pero luego los planes se enfrentaron a aguas más turbulentas.

Como director general de Life at Sea, Mikael Petterson supervisaba las ventas. Petterson dice que la idea de Life at Sea fue originalmente suya, y se le ocurrió mientras trabajaba como consultor de puesta en marcha de cruceros.

“He trabajado con algunos de nuestros competidores y todos apuntan a la luna: residencias de millones de dólares; nunca es asequible”, afirma.

Su idea, dice, era conseguir un barco un poco más antiguo, con cabinas un poco más pequeñas, y hacerlo “asequible para la persona común”. Un corredor marítimo lo puso en contacto con Miray que, a diferencia de otras empresas emergentes de cruceros residenciales, ya tenía un barco: el MV Gemini, un buque de 19.000 toneladas construido en 1992 y con capacidad para 1.074 pasajeros. Petterson fue contratado para gestionar las ventas.

A finales de marzo de 2023, apenas un mes después de que se abrieran las ventas, Petterson dice que su equipo había vendido 285 de 400 cabinas. Miray lo niega. Asegura que, tras la partida de Petterson, encontró “alrededor de 130 cabinas” reservadas, 30 de las cuales fueron canceladas posteriormente.

En abril, dice Petterson, recibieron malas noticias. En una visita al MV Gemini, los ingenieros le dijeron a su equipo que el barco no estaba a la altura para el viaje planeado. Miray lo niega, aunque en un correo electrónico de marzo, Ethem Bayramoğlu, entonces vicepresidente de operaciones marítimas y servicios terrestres de Miray, calificó la propuesta de un viaje transatlántico sin escalas en el Gemini como “muy arriesgada” debido a la capacidad limitada de combustible.

“Vedat dijo: ‘Oh, no te preocupes por eso’. Vamos a conseguirles un barco nuevo’”, dice Petterson, refiriéndose a Vedat Ugurlu, el propietario del Miray.

Los pasajeros no sabían nada de esto. Mientras estudiaban minuciosamente las fotografías del MV Gemini, el equipo de Life at Sea viajó a Alemania para visitar el Aura, un barco más grande, de 42 toneladas y con capacidad para más de 1.200 personas, que pronto sería retirado por AIDA Cruises, filial de Carnival. Decidieron comprarlo.

El crucero que dura tres años sigue adelante, con un barco más grande

Petterson dice que cuando se acercaba la fecha límite de pago del cliente, el 30 de mayo de 2023, todavía no había recibido confirmación de que se había adquirido un barco adecuado para el crucero, por lo que, sin consultar a Miray, pospuso la fecha límite de pago un mes. Cuando Miray se opuso, renunció, junto con gran parte de su equipo, y les dijo a los pasajeros que el crucero se había cancelado.

En respuesta, Kendra Holmes, quien fue ascendida de vicepresidenta de estrategia y desarrollo comercial a directora ejecutiva, dijo a los pasajeros en Facebook que aproximadamente la mitad del equipo fundador se había ido, pero que Miray estaba decidido que el crucero siguiera adelante.

Las cosas se pusieron feas.

Petterson, quien denuncia que a su equipo nunca se le pagó una comisión por las ventas realizadas, dijo a los clientes que el crucero se había cancelado y criticó a Miray en las redes sociales. Miray no tardó en presentar una demanda por difamación en su contra, aunque la compañía la desestimó en diciembre de 2023 tras la cancelación del crucero. Petterson lanzó ahora un proyecto rival, Villa Vie Residences.

Mientras tanto, está en marcha una demanda contra Life at Sea por parte de cuatro miembros del equipo de ventas original que exigen casi US$ 600.000 en daños y perjuicios. Bayramoğlu, ahora director de operaciones de Miray, lo califica de “ridículo”. Le mostró a CNN una factura de Petterson, exigiendo US$ 1,7 millones en comisión (lo que se les debería si todos los clientes hubieran liquidado sus boletos) fechada el 10 de mayo de 2023, cuando solo se habían recibido depósitos.

“¿Cómo podemos pagar US$ 1,7 millones si solo hemos recaudado US$ 500.000 como depósito?” pregunta Bayramoğlu.

El cisma dentro del equipo del crucero inquietó a algunos pasajeros. Miray ofreció reembolsos completos a cualquiera que quisiera cancelar. Sharon Lane tomó su dinero y huyó. “El riesgo era demasiado grande”, dijo a CNN en ese momento. Ahora, mirando hacia atrás, se siente aliviada: “Perdí grandes sumas de dinero dos veces en mi vida confiando en que la gente haría lo que prometían. No quería arriesgarme a un tercer desastre financiero”.

Pero muchos se quedaron. “No hay ningún temor en absoluto”, dijo Shay a CNN en ese momento. “Estoy muy emocionada de simplemente dejar la escuela y comenzar una nueva vida”.

Otros que se quedaron tenían reservas. “Tuve que preguntarme: ‘¿Es una estafa?'”, dice Fox sobre el nuevo equipo. “Decidí que no, no podía serlo”. Holmes, la directora ejecutiva, lo llamó personalmente para analizar los planes. “Después de hablar con ella, me convencieron de que era legítimo, aunque no estaba convencido de que tuvieran éxito”, dice. “Le dije: ‘Si es una estafa, mereces quedarte con mi dinero’”.

Buceando cada vez más profundo

Miray hizo un depósito para comprar AIDAaura. Pero cuando los supuestos inversores se echaron atrás, la venta se canceló. (Life At Sea Cruises)

Sin Petterson y su equipo, los planes para el crucero continuaron a buen ritmo. Miray prometió a los pasajeros un barco mejor y más grande: el Aura. Dijo que completaría la compra a finales de septiembre de 2023.

A principios del verano, el buzo Noel Hansen se reunió para tomar un café con su vieja amiga Kendra Holmes. La nueva directora ejecutiva de Miray también era una instructora de buceo calificada que había trabajado anteriormente para Hansen, propietario de The Dive Place en Clermont, Florida.

“Conocemos a Kendra desde hace años y estábamos charlando en la tienda. Comenzó como una conversación ligera sobre ‘¿No sería divertido bucear alrededor del mundo?’”, dice.

“Progresó hasta el punto en que ella regresó y dijo: ‘Quiero hacer un programa de buceo alrededor del mundo y me gustaría que ustedes lo hicieran'”.

Hansen y su equipo se pusieron manos a la obra. “Pasamos semanas repasando el itinerario y estableciendo contactos para oportunidades de buceo en los puertos de escala. Luego, como íbamos a enviar dos miembros del personal al barco, contratamos a otro instructor en septiembre”.

“Vendí todo”

Rebecca Varner (izquierda) vendió su casa para viajar en crucero. Ahora está en Costa Rica con su compañera de viaje Lorna Bolduc. (Rebecca Varner)

Nadie fuera de Life at Sea y Miray sabe exactamente cuántas personas se inscribieron en el crucero. En julio, Holmes insinuó a CNN que se habían vendido alrededor de 200 cabinas, y que las nuevas reservaciones para el Aura compensaban las cancelaciones tras la separación de Petterson. Ahora calcula que tenían unos 150.

Cuando se canceló el crucero en noviembre, Bayramoğlu dijo a los pasajeros que solo estaban reservados 111 camarotes.

Algunas personas tuvieron suerte de escapar gracias al propio personal de Miray.

Bonnie Kelter, de Nueva Jersey, había leído sobre el crucero cuando se anunció por primera vez, pero abordarlo le pareció una fantasía. Luego, en agosto, su marido anunció que quería el divorcio.

“Dije: ‘Bueno, no tengo nietos, no tengo marido; me habían cortado el ancla del cuello'”, dice. “Mi ex me dijo: ‘Estás loca’. En mi mente ya estaba en el barco”. La dotación de personal y la atención médica le atraían como recién jubilada soltera, al igual que la comunidad que los pasajeros estaban construyendo en redes sociales.

Kelter inmediatamente puso su casa a la venta y llamó a Life at Sea y le preguntó si podía aportar un tercio del dinero que querían; era todo lo que podía permitirse hasta que se vendiera su casa.

“Dijo que tenía que acudir a la alta dirección y nunca recibí respuesta. Cuando leí en CNN sobre los retrasos, pensé: ‘Bueno, no lo presionaré’”, recuerda. Pero confió en una vendedora de Miray: “Tenía una buena respuesta para todo. Si estaba mintiendo, era realmente buena”.

El plan de Kelter era depositar su anticipo tan pronto como se concretara la venta de su casa. Por suerte para ella, se vendió el 1 de diciembre, dos semanas después de que se cancelara el viaje. No perdió dinero, pero ya no tiene casa.

Ahora vive en una propiedad para estadías prolongadas y está preparando su próximo paso.

Kelter no fue la única persona que vendió su casa para ir al crucero.

“Liquidé todo lo que tenía para prepararme para ese viaje”, dice Rebecca Varner.

Varner había pasado 30 años viajando por el mundo para el Servicio Exterior de Estados Unidos, pero 18 años antes se había establecido en Maine. Amaba a su comunidad allí, pero al leer sobre el crucero, le llamó la atención.

Los cruceros regulares, en los que llegas a un puerto durante un día, nunca le habían atraído, pero ¿un crucero en el que pasas alrededor de una semana en cada puerto, como prometía Life at Sea? “Esto me llevaría a culturas que podría explorar”, dice.

Puso su casa en venta en abril y luego vendió su automóvil y las posesiones que había coleccionado en todo el mundo. En octubre, se mudó con su hermana a Florida para esperar la partida.

“Sin hogar y sin trabajo”

Jenny Phenix temía quedarse sin un lugar donde vivir si se cancelaba el crucero. Su temor se hizo realidad. (Jenny Phenix)

Life at Sea había dicho a los pasajeros que compraría oficialmente el Aura de AIDA a finales de septiembre de 2023 y lo rebautizaría como MV Lara, y poco después comenzarían las renovaciones en el dique seco. Pero a medida que avanzaba el mes de octubre, varios pasajeros se preocuparon: la compañía había dejado de responder a los mensajes.

Holmes le dijo a CNN el 6 de octubre que la venta se cerraría la semana siguiente. Dijo que el crucero “no se retrasó” y que las especulaciones de que la venta no se había completado eran “simplemente un rumor”. Añadió que los pasajeros “no estaban preocupados”.

De hecho, dice Holmes, voló a Alemania a finales de septiembre para completar la compra del Aura y abordó el barco con su equipo, así como con la tripulación que Miray había contratado.

Pero mientras estaba en una reunión a bordo con Carnival para firmar por el barco, recibió una llamada del propietario de Miray, Ugurlu.

“Básicamente me dijo: ‘El dinero no llegó. Estamos trabajando en ello. Necesitamos otra semana’. Entonces tuve que decirle a Carnival: ‘No recibimos el dinero’. Fue la posición más humillante en la que me han puesto en toda mi vida”.

Ella dice que el barco se vendió a otra empresa mientras Miray buscaba, sin éxito, otros inversores.

Luego, Miray se propuso comprar el barco hermano de Aura, el AIDAvita, que también estaba a la venta. De esa manera, podrían reutilizar los interiores personalizados que habían hecho para Aura. Pero sin inversión era imposible.

Los pasajeros no sabían nada de esto, pero se dieron cuenta de que había un problema cuando Miray guardó silencio.

Hablando de forma anónima en ese momento, Phenix advirtió: “Me quedaré completamente sin hogar y sin trabajo el 1 de noviembre”. Sus temores se hicieron realidad. Antes del crucero, cerró sus dos empresas y puso en renta su condominio. Dice que ahora no podría pagar la hipoteca incluso si desalojara a su inquilino, lo cual no haría.

Su compañero de viaje, George Fox, dice: “Empecé a dudar de si iba a suceder. No parecía que estuvieran ni cerca de conseguir suficiente gente”. Decidió no enviar su próximo pago. “Ya había perdido US$ 70.000”, dice. “Todavía esperaba que sucediera, pero tenía un mal presentimiento”.

Él no fue el único.

Noel Hansen había contratado a un proveedor para que suministrara equipo de buceo al barco, pero necesitaban un plazo de entrega de un mes. “Cuando las comunicaciones dejaron de caer para los residentes, fue cuando dijimos: ‘Espera un minuto’”. Le dijo al vendedor que esperara.

“Sabía que pasaría”

George Fox nunca le dijo a nadie que había reservado un lugar en el crucero, en caso de que nunca partiera. (George Fox)

A lo largo de octubre, cada vez más pasajeros hablaron con CNN sobre sus temores de que el crucero no se realizara. La empresa insistió en que sí ocurriría.

El 24 de octubre, el portavoz de relaciones públicas de Miray le dijo a CNN que la fecha de salida se había trasladado al 30 de noviembre. El 13 de noviembre, cuando aún no había ningún barco en el horizonte, el mismo representante de relaciones públicas dijo que Holmes había dimitido como directora ejecutiva. Holmes pareció confirmar la noticia a través de un mensaje de texto a CNN.

Sin embargo, cuatro días después, fue Holmes quien les dijo a los pasajeros que el crucero se había cancelado. En ese momento, le dijo a CNN que había renunciado, pero que su relación con Miray era “complicada”. CNN dio la noticia de que el crucero fue cancelado el 24 de noviembre.

Se quedan en tierra: cancelado el crucero que prometía recorrer el mundo en 3 años

“Fue lo mismo que cuando mis padres dijeron que se iban a divorciar”, dice Fox. “Yo estaba como, bueno, claro que sabía que pasaría”.

Los pasajeros habían empaquetado sus pertenencias en “cápsulas” para cargarlas en el barco. Las cápsulas estaban en un almacén de Miami. Después de esperar en vano a que Miray les devolviera sus pertenencias, Varner y otra pasajera, Lorna Bolduc, pagaron ellas mismos la entrega.

Bolduc estaba observando las consecuencias de Florida, donde estaba alquilando una vivienda. Ella dice que pagó alrededor de US$ 200.000 por una cabina externa, por adelantado, en su totalidad, para aprovechar un descuento por reserva anticipada.

“No me avergoncé de que lo cancelaran”, dice. “Lo que es vergonzoso es que la gente pregunta: ‘¿Te devolverán tu dinero?’ Y yo dije: ‘Sí, llegará a finales de diciembre’. Luego, en enero, preguntaron: ‘¿Recibiste tu primera cuota?'”.

Porque aunque Miray se comprometió a reembolsar a todos los pasajeros en tres tramos mensuales a partir de diciembre, hasta ahora pocos han recibido dinero, según los pasajeros, a uno de los cuales le faltan US$ 325.000.

Bayramoğlu de Miray ahora promete que todos los pasajeros recibirán el reembolso completo antes del 15 de febrero, la fecha original para completar los reembolsos, en una o dos transacciones. Dice que también reembolsarán los gastos incurridos, incluidos los viajes a Europa y el desvío de los módulos de pasajeros.

Culpa de los problemas de pago a los bancos.

“Los bancos han congelado nuestros fondos para garantizar la devolución y ellos mismos reembolsarán el dinero”, afirma. “Nuestro banco aquí quiere asegurarse de que todas las devoluciones de cargo se paguen en su totalidad. Ahora tenemos un acuerdo con los bancos y los reembolsos se realizarán muy pronto”.

Mientras tanto, los pasajeros están en el limbo. Algunos viajan juntos: Bolduc y Varner se han “olvidado del mapa” en Costa Rica durante tres meses, y Phenix está viviendo en la playa de Ecuador junto con otros dos pasajeros.

Phenix es uno de los 78 pasajeros desilusionados que firmaron una carta dirigida al fiscal estadounidense del sur de Florida pidiéndole que investigara las denuncias de fraude el 16 de enero.

“No creo que comenzara siendo algo fraudulento, pero genuinamente creo que cuando se dieron cuenta de que el Gemini no podría hacer el viaje y luego comenzaron a darnos mucha información incorrecta o a retener información importante, en ese momento se convirtió en fraude”, dice. Bayramoğlu dice que la empresa “protesta” la acusación “porque les devolveremos todo. Miray Cruises es real y lleva más de 33 años en la industria de los cruceros”.

Añadió: “Ahora estamos concentrados en realizar los reembolsos, declarar el nuevo barco para la salida de Life at Sea en 2024 y continuar nuestras operaciones en las Islas del Egeo con Gemini”.

Miray ha ofrecido a los posibles pasajeros un crucero gratuito por el Mediterráneo este verano y ha prometido lanzar un crucero Life at Sea en noviembre.

Bolduc y Varner, que se sienten optimistas, lo considerarían “si sucediera, pero no creo que suceda después de esto”, dice Varner, que esperará hasta la primavera para decidir qué hacer a continuación.

George Fox, cuyo banco había denunciado su pago inicial, no cree que haya sido una estafa.

“Simplemente se vino abajo. Y el hombre con el dinero o lo hará bien o no. Así de simple”.

Hansen, el dueño de la tienda de buceo, tiene una teoría similar.

“No creo que hubiera una intención absoluta de defraudar o engañar, personalmente creo que simplemente no estaban seguros de cómo manejarlo y se estaba saliendo de control”, dice. “Creo que era una escalera de caracol que bajaba a las profundidades del infierno. Una vez que comenzó la espiral, continuó”.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.