ANÁLISIS | Ron DeSantis, quien alguna vez fue una estrella republicana en ascenso, llevó a cabo una campaña presidencial llena de pasos en falso y errores

(CNN) — En los días previos a las asambleas partidistas de Iowa, los principales asesores de Ron DeSantis se prepararon para un resultado sombrío. Las encuestas que durante meses les dijeron que bastantes republicanos estaban dispuestos a dejar atrás a Donald Trump predecían ahora que la mayoría de ellos no lo harían, y empezaron a considerar opciones para el gobernador de Florida pensando en su futuro político.

Presentaron a DeSantis una serie de posibles resultados y caminos a seguir. En el caso de una actuación dominante de Trump, propusieron que DeSantis podría retirarse, apoyar al expresidente, terminar su segundo mandato como gobernador y reconstruir su reputación con la vista puesta en 2028.

Rechazó la idea de plano, según una fuente familiarizada con el intercambio. Ese fue el final de la conversación.

O eso creían.

Este domingo, menos de una semana después de una aplastante derrota en Iowa y días antes de que los votantes de Nueva Hampshire le propinaran otra, DeSantis se retiró de la carrera presidencial de 2024. En una declaración en video desde Florida, DeSantis apoyó a Trump y se mostró dispuesto a terminar su segundo mandato como gobernador.

Su salida marcó una caída impresionante para un republicano que durante un tiempo parecía singularmente posicionado para sacar al partido del control de Trump. DeSantis parecía tenerlo todo: dinero e impulso detrás de él, una trayectoria convincente, un argumento generacional y una historia de éxito que compartir. Algunas de las primeras encuestas le daban ventaja sobre Trump.

Pero lo que no tenía era margen de error al enfrentarse a un expresidente popular. Y la campaña de DeSantis cometió muchos errores, según han reconocido sus asesores, aliados y simpatizantes en entrevistas con CNN.

“Cada cosa que podría no haber salido como esperábamos o planeábamos salió horriblemente mal”, dijo un asesor cercano a DeSantis.

DeSantis sugirió que la carrera sería diferente si Trump no se enfrentara a cuatro acusaciones y 91 cargos en tribunales federales y estatales. Muchos de sus asesores también creen que el peligro legal de Trump galvanizó a los republicanos justo cuando la contienda presidencial del Partido Republicano estaba a punto de ponerse en marcha, cerrando una apertura para una alternativa. La exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, intentará poner a prueba la amplitud de esa apertura en los próximos días y semanas.

Ron DeSantis pone fin a su campaña por la candidatura presidencial republicana de 2024

“Si pudiera cambiar algo, desearía que Trump no hubiera sido acusado de nada de esto”, dijo DeSantis a la Christian Broadcasting Network en diciembre.

Pero en una campaña que se prolongó durante ocho meses, el equipo de DeSantis apenas pudo señalar nada que hubiera hecho bien, desde el desastroso y fallido anuncio inicial en Twitter Spaces con Elon Musk, hasta la operación sobre el terreno en Iowa, que debía superar la popularidad de Trump y el clima ártico para ofrecer un resultado sorprendente que conmocionara al país.

Fue ese error de cálculo final el que acabó asestando el golpe de gracia. El resultado en Iowa no sólo evaporó el entusiasmo por su campaña, sino que también le restó credibilidad. Había prometido la victoria en ese estado, convencido de que las encuestas no habían captado su recorrido por los 99 condados del Estado e insistió en que el casi millón de puertas que habían tocado sus partidarios se verían recompensadas.

En lugar de eso, Iowa reveló lo ineficaz que había sido su esfuerzo en todo momento: su juego de base, su mensaje, su estrategia, todo expuesto como un tigre de papel y convirtiendo su candidatura en un chiste en los círculos republicanos.

“Desastre histórico”, dijo un veterano recaudador de fondos republicano una vez esperanzado en las posibilidades de DeSantis.

Los veteranos estrategas del Partido Republicano Curt Anderson y Alex Castellanos la llamaron la “peor campaña presidencial republicana de la historia” en una abrasadora auditoría escrita para Politico que fue devorada este viernes por aliados y enemigos de DeSantis por igual.

Es un título que DeSantis se ganó tanto por lo que despilfarró como por cómo le fue.

ANÁLISIS | El dominio de Trump en el Partido Republicano hace que Estados Unidos se prepare para una campaña tóxica

El candidato presidencial republicano y gobernador de Florida, Ron DeSantis, habla durante un acto de campaña en Hampton, Nuevo Hampshire, el 17 de enero de 2024. (Crédito: Joseph Prezioso/AFP/Getty Images)

Un comienzo lento

La candidatura de DeSantis a la Casa Blanca llevaba algo más que el peso de una campaña política.

“Cree que tiene una misión de Dios”, describió un confidente cercano el ímpetu de DeSantis por convertirse en presidente.

Es una actitud plasmada en el mensaje de cierre de su campaña de reelección de 2022: Un video en blanco y negro publicado en las redes sociales por su esposa, Casey, que sugería que Dios creó a DeSantis, “un luchador”, en el octavo día.

Tras una victoria de 19 puntos en la reelección ese noviembre, algunos en el Partido Republicano estaban al menos listos para ungirlo como el inevitable heredero de Trump.

“DeFuture”, declaró el New York Post el día después, la culminación de dos años en los que el imperio mediático de Rupert Murdoch colmó de elogios a DeSantis por sus decisiones durante la pandemia y sus batallas culturales.

Trump, ya candidato a la presidencia una vez más, estaba listo para la pelea. Calificó a su antiguo aliado de “gobernador republicano medio” cuando el revuelo en torno a DeSantis alcanzó nuevas cotas e intensificó los ataques a partir de ahí.

Pero DeSantis, que una vez se puso un traje de Top Gun para declarar que “nunca retrocedería ante una pelea”, optó por no devolver el golpe. En su lugar, se centró en la sesión legislativa de 2023 en Florida, trazando una agenda de prioridades conservadoras largamente buscadas —elección escolar universal, una casi prohibición del aborto, menos restricciones sobre las armas— que serviría como plataforma para una campaña presidencial orientada a la política. También intensificó su lucha con Disney sobre las nuevas restricciones estatales a la enseñanza de la orientación sexual y la identidad de género, tomando el control del distrito fiscal especial de la empresa.

No pisó Iowa sino hasta marzo para vender su nuevo libro. Su primer golpe serio al expresidente —una indirecta a los pagos de dinero por silencio supuestamente realizados a la estrella de cine para adultos Stormy Daniels— fue seguido días después por DeSantis defendiendo a Trump ante una acusación en un caso de Nueva York relacionado con esos pagos.

“La guerra había comenzado y estábamos como sentados sobre nuestros traseros”, dijo una fuente cercana a la campaña, describiendo el momento en que DeSantis estaba viajando por todo el país en una gira de libros, pero aún no había anunciado formalmente su campaña. Dejó a su equipo incapaz de contraatacar en su nombre mientras Trump y sus aliados atacaban al gobernador, gastando finalmente US$ 21 millones en anuncios que buscaban definir a DeSantis cuando él no contraatacaba.

Mientras tanto, un super PAC emergente, dirigido por el veterano estratega del Partido Republicano, Jeff Roe; y por Ken Cuccinelli, un exfuncionario de seguridad nacional en la administración Trump, recibió las llaves de las arcas financieras de DeSantis. El super PAC, Never Back Down, recibió US$ 83 millones del antiguo comité político estatal de DeSantis en un movimiento que un grupo de vigilancia de las finanzas de campaña señaló como potencialmente ilegal, pero que sin embargo proporcionó una ventaja financiera sin precedentes para el gobernador republicano.

En un acuerdo inusual, se pidió a Never Back Down que se encargara de muchas tareas tradicionalmente reservadas a las campañas, incluida la formación de encuestadores pagados y la organización de los eventos del gobernador. Roe y otros prometieron un concepto novedoso que cambiaría para siempre las campañas presidenciales.

Pero el equipo de consultores políticos experimentados de Never Back Down chocó de inmediato con el inexperto pero ágil equipo de Tallahassee que acababa de conducir a DeSantis a una histórica victoria como gobernador. Las primeras disputas, de las que se enteraron rápidamente los medios de comunicación, fueron precursoras de un verano y un otoño de descontento que, en última instancia, acabaron con la salida de varios altos cargos y asesores, entre ellos Roe.

¿Quién es Ron DeSantis, el gobernador de Florida que puso fin a su candidatura a la presidencia de EE.UU.?

Mientras tanto, la clase donante republicana que hizo llover cheques de seis y siete cifras sobre DeSantis durante su candidatura a la reelección de repente se lo pensó mejor. Algunos expresaron su descontento con su polémico programa para el segundo mandato y su fijación con Disney. Otros querían probar suerte con otros candidatos del Partido Republicano.

El equipo financiero de DeSantis asumió erróneamente que los tiempos de bonanza no terminarían, y presupuestaron US$ 200 millones entre la campaña y el super PAC en el lanzamiento con el objetivo de amasar US$ 500 millones para el año. Sin embargo, el 30 de junio, el super PAC había recaudado US$ 130 millones, una cantidad históricamente elevada que, no obstante, no cumplió las expectativas.

“Elige un nombre”, dijo otro recaudador de fondos. “De cada uno de ellos se esperaba que siguieran aportando”.

Su equipo de recaudación de fondos restó importancia a la retirada en el momento; una persona con conocimiento del asunto le dijo a CNN que sólo sería un problema si Ken Griffin, el multimillonario propietario de fondos de cobertura que ayudó a financiar la reelección de DeSantis, decidiía que no donaría. Esperaban US$ 25 millones de él.

Griffin finalmente no dio un centavo para la candidatura de DeSantis a la Casa Blanca.

“Si me hubieras dicho que las finanzas serían el problema, te habría dicho que necesitabas un chequeo de salud mental”, continuó el recaudador de fondos. “Toda la dinámica de que Trump sería difícil de derrotar la esperaba, pero creía que había suficiente coalición de voluntarios para financiar un candidato opositor”.

El gasto publicitario de Never Back Down alcanzó su punto álgido a mediados de abril, antes de que DeSantis entrara oficialmente en la carrera.

Un lanzamiento de campaña lleno de fallos

Para cuando DeSantis estaba listo para lanzar su candidatura, toda su operación política estaba en vilo.

“La gente ya sentía que era una batalla cuesta arriba”, dijo el recaudador de fondos.

Hubo un debate “contencioso” entre la órbita de DeSantis sobre la mejor manera de lanzar el candidato, con algunas personas presionando para un anuncio más tradicional en su ciudad natal de Dunedin seguido de paradas en Iowa y Nueva Hampshire, según una fuente familiarizada con las conversaciones. Pero ese enfoque fue rechazado por la mujer que sería anunciada como directora de campaña de DeSantis, Generra Peck.

Surgió otra idea para hacer algo con Elon Musk y X, antes conocido como Twitter, que acabó convirtiéndose en la idea final de que los dos aparecieran juntos en Spaces para retransmitir un anuncio en directo. Los partidarios de la idea argumentaron que era un anuncio no tradicional para una campaña no tradicional, según una fuente familiarizada con las discusiones.

Pero los donantes y otros aliados de DeSantis preocupados después de toda la acumulación de su candidatura no habría visual de DeSantis realmente anunciando su carrera para transmitir en las estaciones de televisión en todo el país. Se llegó a un compromiso y DeSantis fue inmediatamente a Fox News después del lanzamiento de Spaces para hablar de su campaña. Un intermediario llevó la idea a Musk, que estuvo de acuerdo.

El sitio web de Musk, sin embargo, se colapsó repetidamente durante el anuncio, que rápidamente se convirtió en la narración de su presentación como candidato presidencial.

“Podría haber sido genial y exitoso”, dijo a CNN una fuente familiarizada con el lanzamiento, “pero el fallo en la parte superior fue tal vez un presagio de la campaña por venir”.

Los donantes reunidos en un lujoso hotel de Miami para el lanzamiento se quedaron atónitos, y se enfurecieron aún más cuando Peck y otros intentaron hacer creer que DeSantis había roto Internet.

A medida que aumentaba la cobertura de estos primeros tropiezos en los principales medios de comunicación, DeSantis se mantuvo dentro de una burbuja mediática de derechas. Habló casi exclusivamente con Fox News, emisoras de radio conservadoras y podcasters de derechas, ignorando a algunos ayudantes que presionaron agresivamente para que DeSantis hiciera más con los medios nacionales desde el principio.

En su lugar, DeSantis escuchó a otros en su órbita, en particular a Christina Pushaw y Bryan Griffin, que se unieron a su campaña desde la oficina del gobernador y le animaron a seguir ignorando a los principales medios de comunicación. Ahora reconoce que esa decisión fue un error.

“Entré sin hacer mucho ruido en los medios”, dijo recientemente DeSantis al locutor de radio conservador Hugh Hewitt. “Tendría que haber estado cubriendo todo. Debería haber ido a todos los programas corporativos. Debería haber ido a todo”.

“Tuvimos la oportunidad, creo, de salir de la puerta y hacer eso y llegar a un público mucho más amplio”, añadió.

El candidato presidencial republicano, el gobernador de Florida Ron DeSantis, habla a los invitados durante un mitin de campaña en el Thunderdome el 2 de diciembre de 2023 en Newton, Iowa. (Crédito: Scott Olson/Getty Images)

Se acumulan las impugnaciones

Las anomalías en torno a la campaña de DeSantis siguieron apilándose a partir de ahí.

Rápidamente se hizo evidente que la campaña crecía demasiado rápido para su situación financiera. A mediados de julio comenzó el goteo de despidos. Mientras tanto, DeSantis retiró los planes para una campaña nacional y volvió a centrar sus esfuerzos casi exclusivamente en Iowa.

Sin embargo, a medida que su campaña se reducía, gastó US$ 1,5 millones en aviones privados hasta septiembre, según muestran los informes financieros de la campaña, y celebró retiros de donantes en lugares lujosos, como un complejo turístico en Park City, Utah.

Una extraña serie de acontecimientos el 25 de julio ilustró la desconexión. DeSantis voló en avión privado a Tennessee para recaudar fondos. Una vez en tierra, su comitiva de cuatro vehículos sufrió un accidente, incluido el automóvil que transportaba al gobernador. Ese mismo día, su campaña recortó un tercio de su personal. Y Never Back Down emitió su último anuncio en Carolina del Sur.

Dos semanas después, Peck fue despedida.

Sin embargo, en medio de la confusión, el equipo de DeSantis, dirigido por su principal encuestador Ryan Tyson, aseguró a los donantes y a los operativos que había una apertura en Iowa. Cada vez que salían al campo, sus números en las encuestas mostraban un creciente grupo de republicanos abiertos a dejar atrás a Trump. Suponían que la oleada de apoyo al expresidente era un subidón de azúcar por sus acusaciones que acabaría terminando.

Pero en lugar de un mensaje coherente en torno a su candidatura, hubo una dispersión de enfoques en los anuncios procedentes del super PAC y de la campaña. En gran medida, se dejó en manos de DeSantis ganarse a los votantes de Trump a través de apariciones en el estado.

A lo largo de su gira por 99 condados de Iowa, DeSantis luchó por articular una justificación coherente para su candidatura y se centró más a menudo en sus logros pasados como gobernador que en sus ideas para el futuro. A menudo respondía a las preguntas de los habitantes de Iowa con medidas que había tomado en Florida, repitiendo términos locales de su estado y a veces dejando perplejas a las multitudes.

Sus discursos a veces requerían un glosario para que los republicanos normales los entendieran: woke, ESG, DEI, CRT, moneda digital del Banco Central, puntuaciones de crédito social, Zuckerbucks, todas ellas palabras, frases y acrónimos que eran habituales en las apariciones de DeSantis en la campaña, en las entrevistas con los medios de comunicación y en las respuestas a los debates.

Aún así, hubo momentos en los que parecía que DeSantis estaba a punto de ganar impulso, como cuando la popular gobernadora de Iowa, Kim Reynolds, lo apoyó en noviembre.

Pero esa noche también ofreció una ventana a su tambaleante candidatura.

Su participación representó un golpe trascendental para DeSantis y una sorprendente ruptura con una tradición de sus predecesores. En un conmovedor discurso pronunciado esa noche en un local de eventos de Des Moines, defendió su participación e hizo una apasionada defensa del gobernador conservador de Florida, de ideas afines.

Sin embargo, durante su turno en el micrófono, DeSantis pronunció un discurso en gran parte rutinario lleno de líneas familiares de su gira de seis meses por el estado, un extenso riff de sus logros en Florida y las fuerzas “woke” que había destruido. Sólo hubo unas pocas referencias de pasada a la mujer que arriesgó su capital político para apoyarlo. Poco dijo esa noche que sugiriera que había crecido como político durante su dura lucha por la nominación o que había aprendido mucho sobre Iowa o su gente a pesar de pasar cientos de horas en el estado y conocer a miles de sus residentes. En algunos momentos, el público apenas pudo dedicarle más que un educado aplauso.

Tras bajar del escenario, Reynolds estrechó manos y posó para fotos durante 10 minutos detrás de una barrera, dejando que se mezclara con sus partidarios.

La noche dejó al descubierto las promesas y los defectos de DeSantis como candidato presidencial. DeSantis, un líder exigente e implacable, podría ejecutar un plan de juego tan bien como cualquiera, pero carecía de una sensación para el recorrido de la campaña y luchó para agitar una habitación. Podía hacer acopio de energía para recorrer el estado durante semanas, pero a menudo parecía desinteresado por la gente que acudía a escucharlo.

Al final, el político que aparentemente había hecho todo lo necesario para ganar en Iowa —presentarse, gastar dinero, conseguir apoyos— no pudo ganarse a los ciudadanos de Iowa.

El propio DeSantis reconoció los límites de los apoyos clave que a menudo promocionaba en la campaña.

El candidato presidencial republicano, el gobernador de Florida Ron DeSantis, saluda a sus simpatizantes en su evento de la noche del caucus el 15 de enero de 2024, en West Des Moines, Iowa. (Crédito: Anna Moneymaker/Getty Images)

Un día antes de suspender su campaña, dijo a los periodistas en Myrtle Beach: “El liderazgo republicano de Iowa se alineó detrás de mí, y quedamos segundos”, en respuesta a una pregunta sobre el nuevo apoyo de Trump en Carolina del Sur.

Y, sin embargo, ante este abrumador rechazo a su propuesta de hacer en Estados Unidos lo que hizo en Florida, DeSantis se negó a cambiar de marcha. Los contornos de su discurso de campaña no cambiaron mientras se dirigía sin entusiasmo a Carolina del Sur. Voten por mí, dijo a los republicanos allí, porque ya he hecho las cosas que supuestamente les gustan.

Incluso en la derrota, DeSantis prometió seguir enfrentándose a la “ideología woke”.

“Aunque esta campaña ha terminado, la misión continúa aquí en Florida”, dijo DeSantis al despedirse. “Seguiremos mostrando al país cómo liderar”.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.