El coste de compensar a las comunidades peor financiadas rondaría los 3.000 millones de euros

El sistema de financiación autonómico lleva una década a la espera de una reforma. Es uno de los principales desafíos del Gobierno de Pedro Sánchez para esta legislatura. Mientras que los políticos tratan de diseñar un nuevo modelo, sus disfunciones han quedado a la vista. Una de las más sangrantes es la desigualdad en el reparto de los recursos, que afecta con particular virulencia a Murcia, la Comunidad Valenciana, Andalucía y Castilla-La Mancha. Su financiación por habitante es inferior a la media, y harían falta unos 3.300 millones para subsanar el desequilibrio, según calcula el director ejecutivo de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), Ángel de la Fuente, especialista en este tema. El economista sugiere que la inyección, que se concretaría bajo la forma en un fondo complementario y temporal de nivelación, sea el primer paso para renovar el modelo, una tarea que requiere de consenso político. En esta línea, alerta sobre la compleja geometría actual para formar mayorías. “Podría iniciarse, en particular, una deriva hacia un sistema de financiación a la carta, negociado de forma bilateral con algunas comunidades”, subraya en alusión a las pretensiones de los partidos independentistas catalanes.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.