La ‘fintech’ que cuida a las pymes mira a la Bolsa

Dos ingenieros, Juan Lobato y Salvador García, montaron en 2009 en Londres una fintech (empresa financiera con fuerte apoyo en la tecnología) para dar servicio a pymes de todo el mundo en sus actividades de comercio exterior: pagos y cobros internacionales, cambios de divisas en más de 130 monedas, gestión de efectivo, préstamos comerciales y gestión de riesgos. Nacía Ebury, un nombre que se cogió de una calle de la city londinense donde estos emprendedores instalaron su primera oficina.

Seguir leyendo

El colchón del euro digital

Juan Lobato, leonés de 54 años e ingeniero de telecomunicaciones y economista, no se priva en criticar a la banca tradicional, pese a contar con Santander como accionista mayoritario de Ebury. Del mal servicio de los bancos a las pymes surgió el negocio de su compañía, pero ve en el euro digital una gran oportunidad para que las entidades financieras dejen de ser una carga para el erario público con sus cíclicas crisis. “Para nosotros es muy positivo. Abarataría el movimiento de monedas a las empresas y nos ayudaría. Pero tiene otras ventajas, ya que cambiaría el mundo de la banca. Un mayor control de los bancos centrales para ver cómo el dinero se mueve y se gasta. Esto supondría quitar buena parte del llamado riesgo sistémico de la banca y, por tanto, evitaría los costes públicos de sus crisis”.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.