OPINIÓN | El verdadero problema que la salida de Ron DeSantis de la carrera presidencial plantea para Nikki Haley

Nota del editor: David Mark es periodista político, autor y conferencista. Es autor de “Going Dirty: The Art of Negative Campaigning” y coautor de “Dog Whistles, Walk-Backs, and Washington Handshakes: Decoding the Jargon Slang and Bluster of American Political Speech”. Las opiniones expresadas en este artículo son suyas.

(CNN) — La retirada este domingo del gobernador de Florida, Ron DeSantis, de la lucha por la designación republicana a la presidencia otorga a su hasta entonces rival, la exembajadora ante la ONU Nikki Haley, el cara a cara contra el expresidente Donald Trump que decía ansiar en el escenario tras los caucus de Iowa de la semana pasada. Pero es probable que a la exgobernadora de Carolina del Sur solo le perjudique que la carrera por la designación se mueva en esa dirección.

Los partidarios de DeSantis, por limitados que fueran, constituyen un grupo más de votantes con los que Trump puede aumentar su ya sólida ventaja sobre Haley. Y el propio DeSantis ya no está como escudo político difusor mientras Haley se dirige a las cruciales primarias de Nueva Hampshire de este martes.

Una encuesta de CNN publicada este domingo, antes de que DeSantis se retirara de la carrera, mostró que tenía el 6% de los probables votantes de las primarias del Partido Republicano de Nueva Hampshire. Eso lo puso muy por detrás en la encuesta, realizada por la Universidad de Nueva Hampshire, con el 50% de los probables votantes de las primarias del Partido Republicano de Nueva Hampshire apoyando a Trump y Haley obteniendo el 39%.

Nikki Haley.

Sin embargo, cuando los partidarios de DeSantis fueron reasignados a su candidato de segunda opción, el apoyo de Haley aumentó ligeramente, hasta el 41%. Pero el apoyo a Trump subió al 54%. Otro 3% de los probables votantes de las primarias del Partido Republicano dijeron que votarían a otra persona.

Esto no es particularmente sorprendente, ya que todo el concepto de la campaña de DeSantis era ser un mini-Trump. En Florida, se enfrentó a cuestiones culturales sobre el contenido de los libros de texto de estudios sociales, hizo hincapié en la pandemia de covid-19 y se enfrentó al mayor empleador del estado, Disney, entre otras acciones que probablemente encajarían bien con la derecha populista.

Lo que los votantes de Nueva Hampshire tienen que decir sobre Nikki Haley y Donald Trump antes de las primarias del martes

En su candidatura a la nominación del Partido Republicano, DeSantis -que respaldó a Trump este domingo- incluso trató de reprender al expresidente desde la derecha por los resultados supuestamente insuficientes de su gobierno a la hora de convertir en ley las propuestas políticas de MAGA.

Pero Haley estaba ansiosa por demostrar que DeSantis, que solo fue capaz de quedar segundo en Iowa a pesar de hacer campaña en el estado y en un momento dado liderar a Trump en las encuestas, flaqueaba al mismo tiempo que ella subía. Parecía estar convencida de que esto le daría más impulso y credibilidad cuando la carrera se dirigiera a un terreno más favorable en Nueva Hampshire.

Donald Trump.

La composición del electorado de las primarias republicanas de Nueva Hampshire y la mejor posición de Haley en las encuestas también influyeron en el posible error de cálculo de Haley. Trump perdió Nueva Hampshire en las elecciones generales de 2016 y 2020. Y el estado, que no tiene tantos de los votantes evangélicos que favorecen al expresidente, tiene un gran grupo de votantes independientes. El gobernador de Nueva Hampshire, Chris Sununu, ha sido un destacado defensor de Haley, lo que refleja que Haley podría encajar mejor en el Estado del Granito que Trump.

Algunas de las tácticas de Haley también pueden haber sido contraproducentes, como retirarse de dos debates con DeSantis en los últimos días a menos que Trump participara. La idea era hacer hincapié en que su verdadero oponente es Trump. Pero, al hacerlo, Haley renunció a dos oportunidades de alto perfil para presentarse ante la parte no declarada del electorado de Nueva Hampshire que su campaña está cortejando ahora tan agresivamente.

Haley corre el riesgo de ser víctima del efecto “efecto de arrastre” que algunos investigadores han identificado en el que los votantes quieren ir con el ganador percibido. Un trabajo de 2014 de Neil Malhotra, de Stanford, y David Rothschild, de Microsoft Research, demostró que algunos votantes cambian de bando para sentirse aceptados y formar parte del equipo ganador. Para ellos, el abandono de DeSantis (y su rápido apoyo a Trump) no haría que Haley pareciera la apuesta más segura, sino Trump.

Haley intentó sacar lo mejor de la jugada de DeSantis.

“No somos un país de coronaciones”, dijo Haley en un comunicado a última hora de la tarde. “Los votantes merecen opinar sobre si vamos por el camino de Trump y Biden otra vez, o vamos por un nuevo camino conservador”.

¿Quién es Nikki Haley? Así ha sido la carrera de la única rival republicana de Trump en 2024

Pero con la salida de DeSantis a poco más de 48 horas del cierre de las urnas en Nueva Hampshire el martes por la noche, ella puede tener dificultades para conseguir algo mejor que un segundo puesto por detrás de Trump si este obtiene efectivamente el 50% o más.

Aunque terminar en un segundo puesto relativamente ajustado le permitiría presumir frente a un expresidente que es en la práctica un casi titular, se enfrenta a un serio desafío geográfico y de calendario. Las primarias de Carolina del Sur, el estado natal de Haley, no se celebran hasta el 24 de febrero. Eso da a Trump mucho tiempo para aprovechar su ya considerable apoyo republicano en el Estado del Palmito, con muchos cargos electos del Partido Republicano que le respaldan y ningún otro estado en el que ella tenga posibilidades de quedar primera.

Además, no es solo la campaña de Trump la que se está movilizando contra ella. Con DeSantis fuera, el sistema republicano se está uniendo con fuerza detrás de Trump. El senador Steve Daines, de Montana, que encabeza la campaña republicana en el Senado, lo hizo explícitamente en una publicación en X a última hora de la tarde del domingo, menos de dos horas después de que DeSantis renunciara.

“Donald Trump es el presunto designado. Estoy animando a todos los republicanos a unirse detrás de él, porque se necesitará de todos nosotros para derrotar a Joe Biden, recuperar el Senado y mantener la Cámara”, escribió Daines, presidente de la Comisión Senatorial Nacional Republicana.

Este mensaje en torno a Trump probablemente convierta a los partidarios de Haley en una minoría aislada en el firmamento del Partido Republicano. De cara a la votación de este martes, la retirada de DeSantis solo exacerba su desafío.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.