Pasajeros se despiertan en el país “equivocado” tras estragos en los vuelos por la tormenta Isha

(CNN) — Miles de pasajeros aéreos de toda Europa despertaron esta mañana en el destino equivocado, e incluso en el país equivocado, después de que la tormenta Isha causara estragos en los vuelos, con docenas de cancelaciones, desvíos y rodeos en Europa occidental.


Suele ser la forma más rápida de ir de A a B en los viajes largos, pero para quienes viajaban anoche hacia y desde Irlanda y el Reino Unido, volar se convirtió en una odisea. Los aeropuertos de Irlanda y el Reino Unido se vieron gravemente afectados por la tormenta, con ráfagas de viento de hasta 145 km/h que atravesaron las pistas.

Muchos aviones que se dirigían al oeste se desviaron a aterrizajes más seguros en la Europa continental, a menudo después de haber volado hasta el destino antes de no poder aterrizar. Ryanair se vio especialmente afectada, ya que su base está en Dublín, donde el domingo se cancelaron 166 vuelos entrantes y salientes, según Kevin Cullinane, jefe de grupo de comunicaciones de Daa, el operador del aeropuerto de Dublín.

En el aeropuerto también se produjeron 36 desvíos de vuelos y 34 “aterrizajes fallidos”, en los que los aviones abandonan el aterrizaje a mitad del proceso y deciden “dar la vuelta” para intentarlo de nuevo.

Las cifras explican las extraordinarias escenas que se produjeron mientras los aviones intentaban completar sus vuelos hacia y desde Irlanda.

Un vuelo de Ryanair desde Lanzarote, en las Islas Canarias, a Dublín llegó casi hasta la capital irlandesa, antes de dar media vuelta y desviarse a Burdeos, Francia, sin intentar aterrizar.

Se multiplican los tiempos de vuelo

Este vuelo de Shannon a Edimburgo terminó en Colonia. Crédito: FlightRadar

Otro vuelo de Ryanair, el FR555, iba a dar un salto rápido de Manchester a Dublín. Después de volar en círculos en un patrón de espera, intentó aterrizar en Dublín, pero dio una vuelta de campana y se desvió a París Beauvais. Lo que suele ser un vuelo de media hora se convirtió en uno de dos horas y media.

Otro vuelo Manchester-Dublín estuvo yendo y viniendo entre el Reino Unido e Irlanda durante más de tres horas, aparentando dar vueltas pero abandonando el intento de aterrizaje en Dublín, intentando tomar tierra en Belfast (donde dio media vuelta) y dando vueltas sobre Glasgow antes de aterrizar en Liverpool, a solo 50 kilómetros del aeropuerto de salida.

Un vuelo Manchester-Dublín probó Dublín, Belfast y Glasgow antes de aterrizar en Liverpool. Crédito: FlightRadar

Un tercer vuelo, el FR816, que debía hacer el vuelo de una hora de Shannon a Edimburgo, voló hasta Escocia y luego se desvió a Colonia, en Alemania. También sufrió un gran retraso: debía salir de Dublín a las 15:35 y llegó a Colonia hacia la medianoche.

Un vuelo de Lufthansa de Múnich a Dublín tuvo que dar la vuelta y regresar a Múnich.

Cork, en Irlanda, sufrió 13 cancelaciones el domingo, así como seis desvíos y siete aterrizajes fallidos.

El Reino Unido también se vio gravemente afectado. Según NATS, el operador británico de control del tráfico aéreo, se produjeron más de 100 cambios de ruta en aeropuertos británicos.

“Isha hizo sentir su presencia en el sur de Inglaterra e Irlanda, donde los vientos soplaban con rachas de 112-120 km/h, del suroeste, lo que significó vientos cruzados en nuestros principales aeropuertos del sur, con cizalladura del viento y turbulencias que añadieron desafíos adicionales para las tripulaciones de vuelo”, escribió Steve Fox, jefe de operaciones de red de NATS, en un blog.

Y en el norte del país, los vientos fueron aún más feroces, con ráfagas de más de 145 km/h que crearon problemas no solo para la aviación, sino para toda la infraestructura de transportes.

“A medida que los aeródromos del Reino Unido empezaban a llenarse de aviones que no podían salir o que habían sido desviados, a lo largo de la tarde fuimos controlando la situación a medida que los aviones se desviaban de Dublín a Deauville, de Edimburgo a Colonia y a cualquier lugar del Reino Unido que estuviera menos afectado y con espacio aún disponible en el punto crítico de decisión del piloto”.

Hubo 44 cancelaciones en Edimburgo, según un portavoz del aeropuerto, que calificó las operaciones del domingo de “difíciles”. Ocho vuelos fueron desviados.

Manchester registró 14 cancelaciones, pero menos desvíos que otros aeropuertos debido a la dirección de las ráfagas, según un portavoz. “Registramos algunos vuelos desviados de Manchester y algunos desviados a Manchester debido a las condiciones en otros aeropuertos, en particular Dublín”, dijeron. Una compañía nacional, Loganair, canceló todos sus vuelos de ayer en el aeropuerto.

El aeropuerto londinense de Gatwick sufrió 22 desvíos, pero pudo acoger cinco vuelos desviados de otros aeropuertos, según un portavoz del aeropuerto. Stansted, al noreste de Londres, se vio menos afectado, con nueve cancelaciones pero recibiendo 31 desvíos.

Un vuelo de easyJet procedente de Antalya, Turquía y con destino a Manchester llegó hasta el Reino Unido antes de dar la vuelta y aterrizar sin problemas en Lyon, Francia.

Un avión incluso intentó aterrizar en el Reino Unido en lugar de continuar su ruta. El vuelo 718 de Ryanair de Manchester a Budapest fue visto descendiendo a 1.200 pies en Stansted antes de ascender de nuevo y continuar hacia su destino original.

Los sitios web de seguimiento de vuelos se iluminaron con extrañas rutas y remolinos, mientras los aviones daban vueltas, esperando una ventana segura para aterrizar, y luego daban la vuelta para desviarse a algún lugar de otro país.

El lunes por la mañana, los efectos se hicieron sentir, con aviones fuera de posición dispersos por toda Europa.

Según Cullinane, para las 8:30 de la mañana del lunes se habían cancelado 29 vuelos en Dublín. Añadió que los pasajeros afectados por la tormenta no tendrán que pagar gastos adicionales. En Cork solo hubo una cancelación.

“La gente quiere drama”

Un vuelo Manchester-Dublín acabó en París. Crédito: FlightRadar

Como se está volviendo habitual cuando hay tormenta en el Reino Unido, Jerry Dyer, de Big Jet TV, estuvo en Heathrow viendo llegar los aviones durante la tarde.

Aunque los vientos no habían alcanzado su punto máximo (Dyer interrumpió la emisión cuando oscureció), grabó en video aviones luchando contra el viento y realizando aterrizajes duros, como el de un vuelo de Aeroméxico procedente de Ciudad de México, que empezó a “oscilar” al aterrizar, inclinándose de lado a lado.

“Es como conducir un vehículo con vientos fuertes, estás contrarrestando todo”, dijo a CNN.
“Está muy controlado, saben lo que hacen”.

Más de 350.000 personas han visto sus imágenes del aterrizaje durante la tormenta Isha.

“La gente lo ve para entretenerse, pero también en secreto para ver si pasa algo: quieren drama, como un aterrizaje forzoso”, explica.

Otro streamer recopiló imágenes de todos los aterrizajes fallidos en el aeropuerto de Birmingham.

Un piloto que aterrizó en el aeropuerto londinense de Heathrow a última hora de la tarde contó a CNN que tuvieron que luchar contra vientos de casi 90 nudos a 3.000 pies, que bajaron a 35 nudos a nivel del suelo.

“Llevar el avión a tierra de forma segura es un enorme esfuerzo de equipo en circunstancias como las de ayer y no todo ese equipo está pilotando el avión”, dijo el piloto, que quiso permanecer en el anonimato porque su aerolínea no le permite hablar en su nombre.

“Esto plantea retos importantes no solo para los pilotos, sino también para los controladores aéreos que dirigen el avión en su aproximación final. El viento era tan fuerte ayer que teníamos una velocidad de aterrizaje que, en condiciones menos extremas, nos habría adelantado un helicóptero”.

Añadieron que enfrentarse a situaciones como ésta es normal.

“Aunque puede ser emocionante y a veces estresante para los pasajeros, e incluso entretenido cuando lo narra Jerry de Big Jet TV, todo forma parte del trabajo diario de un piloto de aerolínea. Nos entrenamos para estas situaciones extremas y planificamos el éxito, pero también tenemos muy en cuenta las contingencias. Ayer reservamos suficiente combustible para una aproximación adicional si fuera necesario, una espera extra e incluso un desvío a un aeropuerto donde el viento no fuera tan fuerte”, dijeron.

“La seguridad no es un accidente, se trata de planificar y tener opciones cuando el aterrizaje no está asegurado en tu destino”.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.