Ayuso respalda a Feijóo en la polémica del indulto condicionado a Puigdemont, que sacude la campaña del PP en Galicia

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha respaldado este lunes al presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ante la polémica desatada al conocerse que la formación conservadora estudió durante 24 horas la amnistía a los independentistas catalanes, y que estaría abierta a un indulto condicionado a Carles Puigdemont. La revelación de ese posicionamiento ha causado un terremoto interno en el PP, y especialmente en su marca de Madrid, que representa al ala más dura de la organización. Sin embargo, Ayuso ha protagonizado un cierre de filas en favor de Feijóo, que mide la solidez de su liderazgo en las elecciones gallegas de este domingo 18. “Ojo Galicia, que nos jugamos mucho”, ha dicho la presidenta de Madrid, insinuando que la polémica busca desestabilizar al PP antes de la cita con las urnas, pese a que fueron fuentes de alto nivel de la formación quienes revelaron su estrategia para Cataluña cuando lo consideraron oportuno.

Todo comienza en la noche del sábado. Entonces se conoce que el PP estaría dispuesto a estudiar, como alternativa a la amnistía, la posibilidad de un indulto condicionado a Carles Puigdemont como parte de un “plan de reconciliación” para Cataluña, siempre y cuando el expresidente de la Generalitat fugado a Bélgica aceptara “someterse a la justicia española, verbalizara su arrepentimiento y se comprometiera de forma explícita a cumplir con el Estado de derecho”, según afirmaron fuentes del PP al más alto nivel. Tras meses defendiendo que la amnistía era inconstitucional y acusando al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de estar sometido por Puigdemont, ese giro dejó en shock a gran parte del partido. No a Ayuso, según sus declaraciones de este lunes.

“Yo no he visto ese giro”, ha dicho durante una entrevista en Telecinco. “Ayer [por el domingo] le vi [a Núñez Feijóo] decir exactamente lo mismo [de siempre], no a los indultos, no a la amnistía, sí a la defensa del poder judicial, a seguir investigando las posibles conexiones de Putin con el independentismo catalán”, ha seguido. “Vox y el PSOE se están agarrando a un clavo ardiendo en la recta final de una campaña donde se quedan fuera de todo”, ha insistido, en referencia a las elecciones gallegas. Y ha rematado: “No he oído al presidente del PP decir nada distinto. No se dan las condiciones. Primero Puigdemont se tiene que sentar en un banquillo, ser condenado, y después llegamos a un escenario Z en el que no estamos”.

El desconcierto recorre al PP a solo una semana de las elecciones gallegas ante las informaciones publicadas la madrugada del sábado por más una docena de distintos medios, entre ellos EL PAÍS, sobre que el líder del PP estaría dispuesto a cerrar la crisis catalana con un indulto a Carles Puigdemont condicionado a que este se arrepintiera y aceptara someterse a la justicia y la ley. El momento no es baladí, a solo siete días de unos comicios en Galicia en los que Núñez Feijóo se la juega, y dirigentes y barones de peso del PP admiten su “estupor” ante esta revelación periodística. La mayoría, además, reconoce su incapacidad para explicarla.

Sin embargo, una cosa es lo que ocurre en privado y otra la que se dice en público. Al menos en el caso de la presidenta de Madrid, una de las voces de referencia en la formación conservadora, donde se la ve, junto Juan Manuel Moreno Bonilla, el presidente de Andalucía, como alternativa a Feijóo.

“El PP no ha hablado de ningún tipo de indulto”, ha insistido este lunes Ayuso. “Lo que se supone que ha dicho, que yo no lo he oído en ningún momento, es que para que se diera un indulto se tienen que dar unas circunstancias que no están existiendo”, ha seguido. “No hay indultos, ni se dan las circunstancias, ni se está por indultar a nadie que haya cometido esos graves delitos, ni estamos por la amnistía (…) Se está montando un pollo para ver si así de esta manera se consigue que vayamos todos en el mismo saco, cuando nada tiene que ver con lo que está haciendo el gobierno”, ha argumentado. Y ha subrayado: “No vale intentar retorcer declaraciones para ver si así de esta manera nos meten a todos en el mismo saco (…) Entiendo que en la recta final de la campaña vamos a ver todo tipo de triquiñuelas, de nervios”.

Así, Ayuso ha insistido este lunes en que lo ocurrido en Cataluña durante las movilizaciones independentista es terrorismo, y lo ha comparado con el terrorismo de ETA en el País Vasco, asimilando romper escaparates con comprar armas o enviar cartas para extorsionar a empresarios. Por eso, Ayuso ha rechazado incluso pactar con Junts una moción de censura para desalojar a Sánchez de La Moncloa ―”no iría con ellos ni a la vuelta de la esquina”―. Además, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha reclamado el cese o dimisión del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, tras la muerte de dos agentes de la Guardia Civil arrollados por una narcolancha en Barbate (Cádiz).

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Seguir leyendo

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.