India expulsa a un diplomático canadiense mientras se profundiza la disputa por el asesinato de un activista sij

(CNN) — La acusación de Canadá de que India podría haber estado involucrada en el asesinato de un activista sij en su territorio ha desencadenado una creciente disputa con Ottawa y Nueva Delhi, que expulsaron a altos diplomáticos, lo que hizo que las relaciones entre los dos países se hundieran.

Las expulsiones diplomáticas de represalia se produjeron después de que el primer ministro Justin Trudeau dijera que Canadá estaba investigando “acusaciones creíbles” que vinculaban a India con el asesinato en junio del ciudadano canadiense y destacado líder sij Hardeep Singh Nijjar.

«Durante las últimas semanas, las agencias de seguridad canadienses han estado persiguiendo activamente acusaciones creíbles de un vínculo potencial entre agentes del gobierno de la India y el asesinato del ciudadano canadiense Hardeep Singh Nijjar», dijo Trudeau en el parlamento este lunes, añadiendo que su gobierno tomaría todas las medidas necesarias “para hacer que los perpetradores de este asesinato rindan cuentas”.

Canadá dijo que había expulsado a un diplomático indio, a quien la ministra de Asuntos Exteriores, Mélanie Joly, describió como el jefe de la agencia de inteligencia india en el país.

“Hoy actuamos expulsando a un diplomático clave, pero llegaremos al fondo de esto”, dijo a los periodistas en Ottawa, y agregó que Trudeau ha planteado esta cuestión tanto al presidente estadounidense Joe Biden como al primer ministro británico Rishi Sunak.

Trudeau afirma que «acusaciones creíbles» relacionan al Gobierno de la India con un asesinato en Canadá

El Ministerio de Asuntos Exteriores de la India respondió este martes de la misma manera, diciendo que había expulsado a un alto diplomático canadiense radicado en la India.

«Se ha pedido al diplomático en cuestión que abandone la India en los próximos cinco días», dijo en un comunicado. «La decisión refleja la creciente preocupación del Gobierno de la India por la interferencia de los diplomáticos canadienses en nuestros asuntos internos y su participación en actividades contra la India».

Nijjar era un destacado líder sij en el oeste de Canadá y, según la policía local, dos hombres armados enmascarados lo mataron a tiros en su camioneta en junio frente a un templo sij en Surrey, Columbia Británica.

Su muerte conmocionó e indignó a la vez a la comunidad sij de Canadá, una de las más grandes fuera de la India y hogar de más de 770.000 miembros de la minoría religiosa.

Tras los comentarios de Trudeau, dos destacados grupos comunitarios sij en Canadá, el Consejo Gurdwaras de Columbia Británica (BCGC) y el Comité Gurdwaras de Ontario (OGC), instaron al gobierno canadiense a “suspender inmediatamente toda cooperación de inteligencia, investigación y procesamiento con la India”.

«La respuesta integral de Canadá debe reflejar la gravedad del papel de la India en el asesinato premeditado de un disidente sij que vive en Canadá», agregaron los grupos en una declaración conjunta.

Nijjar era un firme partidario de la creación de una patria sij separada conocida como Khalistan, según un comunicado de la Organización Mundial Sij, y a menudo encabezó protestas pacíficas contra lo que el grupo de defensa llamó la “violación de los derechos humanos que tiene lugar activamente en la India y en apoyo de Khalistan”.

El movimiento Khalistan está prohibido en la India y el Gobierno lo considera una amenaza a la seguridad nacional; varios grupos asociados con el movimiento figuran como “organizaciones terroristas” en virtud de la Ley (de prevención) de actividades ilegales (UAPA) de la India.

El nombre de Nijjar apareció en la lista de terroristas de la UAPA del Ministerio del Interior.

India corta Internet a 27 millones de personas al tiempo que la policía persigue a un separatista sij

Dos hombres a las afueras del Templo Dorado, un lugar central de oración para los sij en Amristar, la India. (Crédito: CNN)

En 2020, la Agencia Nacional de Investigación de la India lo acusó de “intentar radicalizar a la comunidad sij en todo el mundo a favor de la creación de ‘Khalistan’”, y agregó que había estado “incitando a los sijs a votar por la secesión, agitar contra el gobierno de India y llevar a cabo actividades violentas”.

India dijo este martes que rechazaba las acusaciones de Trudeau, calificándolas de “absurdas y motivadas”.

«Somos un sistema político democrático con un fuerte compromiso con el Estado de derecho», decía un comunicado emitido por el Ministerio de Asuntos Exteriores del país.

“Estas acusaciones sin fundamento buscan desviar la atención de los terroristas y extremistas khalistaníes, a quienes se les ha proporcionado refugio en Canadá y continúan amenazando la soberanía y la integridad territorial de la India. La inacción del gobierno canadiense en este asunto ha sido una preocupación constante y de larga data”.

La Casa Blanca está «profundamente preocupada» por las acusaciones, dijo en un comunicado la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Adrienne Watson.

“Seguimos en contacto regular con nuestros socios canadienses. Es fundamental que la investigación de Canadá avance y que los perpetradores sean llevados ante la justicia”, dijo.

La policía canadiense no ha arrestado a nadie en relación con el asesinato de Nijjar. Pero en una actualización de agosto, la policía emitió un comunicado diciendo que estaban investigando a tres sospechosos y emitió una descripción de un posible vehículo de fuga, pidiendo la ayuda del público.

Un portavoz de la ministra de Asuntos Exteriores de Australia, Penny Wong, dijo que el país también está «profundamente preocupado» por las acusaciones.

“Estamos estrechamente comprometidos con los socios en los desarrollos. Hemos transmitido nuestras preocupaciones a niveles superiores a la India”, decía un comunicado compartido con CNN.

“Entendemos que estos informes serán particularmente preocupantes para algunas comunidades australianas. La diáspora india es un contribuyente valioso e importante de nuestra sociedad multicultural vibrante y resiliente, donde todos los australianos pueden expresar sus opiniones de manera pacífica y segura”.

Relaciones amargas

Es probable que las acusaciones de Canadá contra el gobierno indio, encabezado por el primer ministro Narendra Modi, agrien aún más las relaciones entre los dos países.

Un acuerdo comercial en curso entre ellos se ha suspendido, dijo el Ministro de Comercio de la India, según informes locales, y agregó que hay «ciertas cuestiones que son motivo de grave preocupación».

La cuestión del activismo dentro de la gran diáspora sij de Canadá ha sido durante mucho tiempo una de las fuentes de tensión.

Cuando Modi recibió a los líderes del Grupo de los 20 (G20) en Nueva Delhi a principios de este mes, no mantuvo una reunión individual con Trudeau, sino que se reunió al margen de la cumbre, donde el líder indio “transmitió nuestras profundas preocupaciones sobre las continuas actividades anti-India de elementos extremistas en Canadá”, según un comunicado del gobierno indio.

Las relaciones entre los dos líderes han sido frías durante varios años.

Cuando Trudeau visitó la India en 2018, su calendario, que tenía relativamente pocas reuniones diplomáticas, fue visto por muchos como un “desaire” de Nueva Delhi.

Los analistas de la época señalaron la simpatía percibida de Trudeau por los activistas sij como un área particular de discordia.

En 2017, el líder canadiense fue visto en un evento sij en Toronto donde se exhibían banderas separatistas y carteles que representaban a un líder extremista sij asesinado en una operación del ejército indio en 1984.

En su declaración sobre las acusaciones de Trudeau este martes, el gobierno indio dijo: “Que figuras políticas canadienses hayan expresado abiertamente simpatía por tales elementos sigue siendo un motivo de profunda preocupación”.

«El espacio dado en Canadá a una serie de actividades ilegales, incluidos asesinatos, trata de personas y crimen organizado, no es nueva», dice el comunicado. «Instamos al Gobierno de Canadá a tomar medidas legales rápidas y efectivas contra todos los elementos anti-India que operan desde su territorio».

Apoyo a Khalistan en el extranjero

La religión sij fue fundada en Punjab en el siglo XV por Guru Nanak y tiene alrededor de 25 millones de seguidores en todo el mundo. Son una minoría en la India, ya que representan menos del 2% de los 1.400 millones de habitantes del país, pero forman una mayoría en el estado norteño de Punjab, que alguna vez fue el hogar de un gran y poderoso imperio sij.

Los orígenes del movimiento moderno de Khalistan se remontan aproximadamente a la época de la independencia de la India de Gran Bretaña en 1947, cuando algunos sijs exigieron que se creara una nación en el estado de Punjab para los seguidores de la fe.

Cuando la partición dividió apresuradamente la antigua colonia según líneas religiosas (envió a musulmanes a la recién formada nación de Pakistán, y a hindúes y sijs a la recién independizada India), Punjab, que fue partido por la mitad, fue testigo de algunas de las peores violencias.

Alrededor de esta época, los sijs comenzaron una lucha mayor por la autonomía política y cultural, han dicho los académicos, y el movimiento Khalistan ganó prominencia.

A lo largo de los años, han estallado enfrentamientos violentos entre seguidores del movimiento y el gobierno indio, que se han cobrado muchas vidas.

Un punto crítico se alcanzó en 1984, cuando la entonces primera ministra Indira Gandhi ordenó a las tropas indias que asaltaran el Templo Dorado de Amritsar –el santuario más sagrado del sijismo– para matar a los separatistas sij. Esa operación provocó una gran ira dentro de la comunidad sij y, posteriormente, Gandhi fue asesinada por sus guardaespaldas sij.

La violencia mortal estalló en los días posteriores a su muerte, matando a más de 3.000 personas, en su mayoría sij.

Un año después, la violencia se extendió a Canadá, cuando separatistas sij bombardearon un avión de Air India que había despegado del aeropuerto de Toronto, matando a las 329 personas a bordo, incluidos numerosos canadienses de ascendencia india.

Si bien los partidarios de Khalistan en India permanecen al margen, el movimiento continúa evocando cierto nivel de simpatía por parte de algunos sijs dentro de la diáspora global, particularmente en Canadá, Gran Bretaña y Australia.

Un número pequeño pero influyente de esos sij apoya la idea de Khalistan, y periódicamente se celebran referendos para alcanzar un consenso para establecer una patria separada.

— Akanksha Sharma y Bex Wright contribuyeron a este informe.

Post Relacionados

Suscríbase a nuestros boletines

Únete a nuestra comunidad de lectores informados y mantente al día con las noticias más importantes.